Google+ Críticas en Serie: Travelers

sábado, enero 14

Travelers

En la recta final de este octavo y último año de Críticas en Serie vamos a darle peso a la ciencia ficción que, junto al género policiaco/detectivesco, ya sabéis que es de mis favoritos. Ya ha caído 'MARS' en la primera entrada del año, de subgénero espacial, y ahora toca otro de los clásicos del blog: el subgénero de los viajes en el tiempo.

Travelers
2016-

El arranque de 'Travelers' es inquietante, pero pronto todo encaja. Vemos a gente a punto de morir, con un cronómetro que va descontando sus últimos segundos de vida y, justo al llegar a cero, recuperarse como si nada. Pero no son ellos. Algo ha sucedido.

El agente Grant MacLaren.
A las ya conocidas formas de viajar en el tiempo que la ficción ha explotado, sumamos una nueva (o menos usada, que yo sepa): en lugar de hacer que el cuerpo viaje en el tiempo pasando por una puerta ('El Ministerio del Tiempo') o gracias a una máquina fija ('12 Monkeys', 'Continuum') o móvil ('Timeless'), lo que hacen en 'Travelers' es copiar la conciencia de un cuerpo que está en un tiempo a otro cuerpo en otro tiempo, como hacemos con los datos para pasarlos de un disco duro a otro, con el añadido del viaje temporal. O sea, que el cuerpo no viaja, solo la mente. Como son gente del futuro creen fuertemente en el reciclaje, así es que aprovechan los cuerpos de gente que saben que va a morir. Así no matan a nadie y de paso tienen una vida montada en la que pueden y deben integrarse. Aunque a veces se les va la mano.

¿Pero cuál es la razón para viajar en el tiempo en 'Travelers'? La misma de siempre: cambiar el pasado para que el futuro no se vaya a la mierda. En este caso la ambición es la máxima posible: evitar la extinción del ser humano. Desde el futuro, sabemos pronto, alguien tiene un plan para arreglar lo que está por venir, así es que la Tierra está plagada de equipos de viajeros que funcionan como las células terroristas: solo conocen sus misiones, no las del resto de células. El Director es el único que tiene la visión global del Plan, el que maneja los hilos.

El grupo de viajeros que conocemos está formado por cinco miembros: el jefe, el médico, el historiador, el ingeniero y el músculo. Cada uno de ellos, además de cumplir con sus misiones se tiene que enfrentar a la vida que ha "heredado" en el siglo XXI al mismo tiempo que acata los Protocolos, los mandamientos que todo viajero tiene que seguir para cumplir con sus misiones.

El equipo de viajeros protagonista.
El grupo protagonista ha tenido algún problema en la asignación de "cuerpos". Digamos que el sistema es imperfecto y a veces se producen errores. Ya lo iréis viendo. Al hablar de ellos lo haré mediante sus nombres del presente. Eric McComrmack ('Will y Grace', 'Perception') interpreta al jefe del grupo, el agente del FBI Grant MacLaren. MacKenzie Porter es Marcy Warton, la médico, y le ha tocado un cuerpo complicado. Nesta Cooper es la estratega y el músculo del grupo, Carly, que en el presente tiene un bebé y muchos problemas. Jared Abrahamson es el ingeniero, el mayor en edad de todos pero que ahora ocupa el cuerpo de Trevor, un estudiante de instituto. Y por último, Reilly Dolman, que encarna al historiador, Philip, y que ahora ocupa el cuerpo de un yonqui. La elección de los candidatos para Marcy y Philip son ejemplos claros de errores, pero qué se le va a hacer, ni siquiera en el futuro son perfectos.

Lo que sabemos del futuro del que vienen estos viajeros es muy poco. Vamos conociendo algunas cosas de tanto en tanto, y no siempre son creíbles porque el futuro puede cambiar una vez los distintos grupos de viajeros modifican algo en el presente. Además de ver cómo se adaptan al presente y desarrollan sus misiones, lo más interesante precisamente es ir sumando detalles de ese futuro, parece que lejano, en el que están influyendo y del que tienen muy poca información. Conforme avanza la historia y se va complicando el interés por ese futuro va creciendo. En un principio, se hace demasiado poco creíble lo fácil que les cuesta vivir las vidas de sus "candidatos", pero es una carta que la serie se guarda y que va usando de vez en cuando.

En la explicación científica de estos viajes no se meten demasiado (mejor así), aunque tiene algo que ver con el entrelazamiento cuántico, que es muy socorrido para estos casos.

En fin, aquí os dejo esta serie ligerita y animada para ver entre drama y drama, que no todo van a ser series con Globo de Oro y actuaciones magistrales.