Google+ Críticas en Serie: This is us

viernes, diciembre 23

This is us

No hay mejor drama que el familiar, aunque en este caso haga equilibrios en la cuerda floja, con un riesgo casi constante de caer en el melodrama. Y alguna vez cae. A esto suma buenos personajes, que multiplica temporalmente en sus distintas versiones y edades para diseccionarlos yendo al origen, al detalle, al momento en el que los pasos que dan los van convirtiendo en ellos mismos. Un poco lioso, ahora que leo lo que he escrito, pero ahora entraremos en detalle. La serie tendrá al menos dos temporadas más.

This is us
2016-

Es imposible hablar de esta serie sin spoilear la "sorpresa" final del primer capítulo, que de tan redondo, pareciera que estuviéramos ante una serie tipo 'Black Mirror'. Si el segundo capítulo fuera una historia con otros personajes distintos, no me habría sorprendido nada. Pero no es así. Tras el final de capítulo, la serie toma otro ritmo y ya no busca la sorpresa sino que empieza a diseccionar a los personajes, a contarnos su vida.

Los primeros años de los Pearson.
O más exactamente "sus vidas", porque su historia presente no se entiende sin su pasado. Y a eso juega 'This is us', a saltar de un punto a otro en la vida de los Pearson desde el momento actual, cuando los tres hermanos son unos treitañeros, a incluso momentos en los que ni siquiera eran una idea en la mente de sus padres.

En esos más de 30 años han pasado muchas cosas. Kevin es un actor de televisión de éxito que no sabe muy bien qué hacer con su vida. Kate lucha contra el sobrepeso, su principal obsesión. Y Randall ha formado una familia y tiene dos hijas, pero quiere conocer a su padre biológico (es el adoptado de la familia).

Como veis, los personajes tienen donde rascar y dan mucho juego. Conocer la historia previa de Jack y Rebecca, los padres, cómo se curraron la infancia y adolescencia de sus hijos, en los buenos y malos momentos, nos va ayudando a entender cómo son los Pearson ahora.


Kevin y sus dudas vitales (una rubia y otra morena).
Un psicoanalista pagaría por poder ver así a sus pacientes ya que entendería perfectamente el origen de sus traumas, cómo se ha formado su personalidad y los pasos que han dado para llegar a ser lo que son. Aunque en este caso hay cambio de actores, lógicamente, sigue la misma idea que pelis como 'Boyhood', pero saltando en el tiempo cuando la trama necesita fijarse en un punto concreto de la vida de los protagonistas.

Entre los protas hay más de una cara conocida. Rebecca es Mandy Moore, que ha sido nominada al Globo de Oro por este papel. La vimos en 'Entourage' haciendo de sí misma. De Jack hace un ex 'Heroes', Milo Ventimiglia, hijo de Rocky en 'Rocky Balboa'. Entre los hijos adultos reconoceréis a Justin Hartley, el Green Arrow de 'Smallville', que aquí es Kevin. De Kate hace Chrissy Metz, a la que hemos visto en 'American Horror Story'. Y de Randall, Sterling K. Brown, nominado al Globo de Oro por su papel en 'The People v. O.J. Simpson: American Crime Story ' y que vimos en 'Army Wives'.

La familia de Randall.
Decía al principio que roza el melodrama y lo mismo me quedo corto. Todo en esta familia es un dramón y cuando hay un momento para un respiro (que suele ser ñoño), lo que se está gestando es el siguiente drama. Mentiras gordas que salen de los cajones, casualidades mágicas, enfermedades terminales que invocan el llanto, sacrificios, odios y perdones. Y da igual, la serie engancha a pesar de las grandes dosis de azúcar con el que han cocinado el guion.

En los USA por supuesto está siendo un éxito, tanto de audiencia como para la crítica, y llegará a España gracias a un acuerdo de la FOX. Además de la nominación de Mandy Moore, la serie ha sido nominada al premio en la categoría de mejor drama.

En fin, aquí os la dejo, quizá la última en el blog del año 2016, pero no la última de este octavo y probablemente último año de Críticas en Serie.

La cadena la ha renovado para segunda y tercera temporada.