Google+ Críticas en Serie: Westworld

viernes, noviembre 4

Westworld

Westworld es un mundo creado para que puedas vivir decenas de aventuras sumergiéndote en el salvaje oeste americano. ¿Un parque temático? Algo así, pero tan bien hecho que una vez dentro no notarás la diferencia con el mundo real. Además, podrás hacer lo que te apetezca: montar a caballo, tomarte un whisky, matar a quien quieras o hacer uso de los servicios del burdel. Y si vuelves algún día años después nada habrá cambiado. Ni siquiera la gente que vive allí. Porque no son personas como tú y como yo. La serie tendrá segunda temporada (en 2018).

Westworld
2016-

La HBO anda en busca de la serie que le dé las audiencias que 'Game of Thrones' se llevará cuando finalice. 'Westworld' es una de las candidatas. La idea no es original. La serie está basada en la peli del mismo nombre protagonizada en 1973 por Yul Brinnery y la firman el hermanísimo Jonathan Nolan ('Person of Interest'), coguionista de las grandes pelis de su hermano Christopher, y Lisa Joy ('Burn Notice', 'Pushing Daisies').

Westworld (1973).
De la fantasía brutal en la lucha por el trono pasamos a un futuro en el que la tecnología es capaz de proporcionar a quien lo desee unos buenos momentos de ocio. Y todo gracias al Doctor Robert Ford, el personaje de, atención, Anthony Hopkins, uno de los creadores del mundo en el que nos vamos a sumergir. Por si fuera poco, nos encontraremos allí con Ed Harris, que encarna a un hombre vestido de negro (no sabemos su nombre) que por ahora es uno de los mayores misterios de la serie. Grandes nombres en el cásting, un lugar fantástico y más de una puerta por abrir que ya ha dado lugar a varias teorías sobre la trama.

En este mundo de diversión y violencia iremos siguiendo a tres grupos de personajes (cuatro, si contamos al personaje de Ed Harris): a los que dirigen Westworld y su equipo, a los "trabajadores" incansables y a los clientes que disfrutan de una u otra forma de las mil tramas que se han diseñado para ellos.

Robert Ford.
En 'Westworld' vivimos el día a día de los que están al mando del lugar, de los que manejan los hilos escondidos tras la cortina. Allí está el doctor pero también Bernard, uno de los ayudantes de Ford, encarnado por Jeffrey Wright, que se llevó un Globo de Oro y al que vimos en 'Boardwalk Empire'. La burócrata de turno es Theresa Cullen, el papel de Sidse Babett Knudsen, a la que conocemos por su papel protagonista en 'Borgen'.

En otro nivel, seguimos a los "actores" involuntarios de Westworld, repetimos sus bucles y vemos los matices. En particular a Dolores, el personaje de Evan Rachel Wood, que hace un papelón. En general, los actores que interpreta a los androides y que alternan momentos humanos con otros completamente deshumanizados, lo hacen genial. Cuando veáis las "conversaciones en el taller", como yo las llamo, sabréis de qué os hablo. También seguimos a Maeve, la prostituta de Thandie Newton ('The Slap', 'Crash') y al desdichado Teddy, al que yo llamo por razones obvias "Kenny", interpretado por James Marsden y que hace de Scott Summers en las pelis de los 'X-Men'.

Teddy y Dolores.
Los extras de Westworld son androides diseñados para ser indistiguibles de un ser humano. Su personalidad es un programa con cierto margen a la improvisación. Muchos de ellos llevan hasta 30 años siendo peones en las dramatizaciones de ese lugar. Cada noche, olvidan lo que ha sucedido, y despiertan como si nada, dispuestos a repetir todo de nuevo. Su vida es una farsa que da vueltas sobre sí misma, como la de las figuras de un tiovivo. Pero de esa rutina puede surgir la chispa de una inteligencia. De una consciencia.

Y en tercer lugar, vemos el mundo a través de los ojos de los clientes, de los que van a pasar el día, y de los que repiten, como el misterioso hombre de negro o como William, un visitante que encuentra en Westworld más de lo que estaba buscando, que era más bien poco. Este es el papel de Jimmi Simpson ('House of Cards').

El hombre de negro.
La serie, que acaba de empezar, ya ha generado varias teorías que explican lo que no vemos o interpretan lo que se nos muestra para darle una segunda lectura a la trama. Los mecanismos mentales olvidados desde que finalizara 'Lost' han vuelto a engrasarse y hasta ha salido el presidente de la HBO a decir que alguna de esas teorías no anda muy desencaminada.

Como en otra series y novelas del género, la cuestión de la generación de la inteligencia es central en 'Westworld'. A esto se suman varios misterios que tienen su origen mucho tiempo atrás. La obsesión del hombre de negro, lo que él sabe y nosotros no, igual que lo que no nos cuenta el doctor son cebos constantes que la curiosidad del espectador muerde una y otra vez.

William y su amigo.
Para los impacientes, ya adelanto que por ahora la serie tienen un ritmo lento, que sobre todo al principio entra en bucle. Así es cómo nos meten en la rutina del lugar, en el ambiente falso y verdadero a mismo tiempo. Los que además de seriéfilos os consideréis jugones de aventuras gráficas y juegos de rol estaréis deseando que saquen la versión jugable de la serie. En algunos momentos veréis que 'Westworld' es lo más parecido a uno de estos juegos que hayáis visto en televisión.

Y la música. Tanto la música del opening como las pequeñas piezas que vamos oyendo en distintos momentos de la serie son un lujo. La pianola del bar tiene cargada una lista de reproducción genial.

En fin, termino de escribir esto y ya sé que tendré que volver a añadir más comentarios conforme avance la serie, porque promete mucho y parece que puede cumplir con sus promesas. Ya lo iremos viendo.

Os dejo los créditos y el tráiler. Por cierto, ya la han renovado para una segunda temporada que parece llegará en 2018.