Google+ Críticas en Serie: The Young Pope

viernes, noviembre 18

The Young Pope

¿Qué pasaría si en una de estas sale un Papa inesperado, casi desconocido, con un plan oculto para aplicar en la Iglesia Católica de Roma? ¿Qué sucedería si tomara decisiones que nadie hasta ese momento se había atrevido a tomar, y menos en estos tiempos que corren? Paolo Sorrentino ('La gran belleza', 'La juventud'), que firma guion y dirección, ha convertido esta idea en una serie, y a Jude Law en Pío XIII, y se ve que le ha gustado porque habrá segunda temporada.

The Young Pope
2016-

La fumata blanca es la señal que indica que en el Cónclave Vaticano se ha elegido a un nuevo papa. Las sorpresas están fuera de lugar. La votación está más que medida, por mucho que los grimorios católicos digan que es el Espíritu Santo quien guía mágicamente el resultado. Pero esta vez la estrategia política de los cabecillas vaticanos no ha tenido el acierto esperado. El recién nombrado Papa Pío XIII no está dispuesto a ser un pelele en manos de la curia. Tiene ideas propias.

El Papa y la hermana Mary.
Lenny, ahora Pío XIII, es el primer Papa norteamericano. Es un papa guapo y joven, algo poco habitual en el cargo, y él lo sabe. Al fin y al cabo es Jude Law ('Cold Mountain', 'El talento de Mr. Ripley', 'Inteligencia Artificial').

Empezamos casi en el momento en el que ha sido elegido. Todo está por hacer. El Secretario de Estado, el cardenal Voiello, espera que todo siga como con el papa anterior: la curia es la que manda y el papa se deja llevar. Pero desde el primer minuto vemos (y ve) que esto no va a ser así. Este personaje es genial. Lo interpreta el actor italiano Silvio Orlando.

Poco a poco vamos viendo el trabajo de Lenny, el papa que fuma y desayuna Coca-Cola, el huérfano que se trae a la monja que le cuidó de pequeño y que es como su madre, la hermana Mary, Diane Keaton para el resto de los mortales. Este papa es para darle de comer aparte, que se dice en mi tierra.

Voiello es del Nápoles a muerte.
En su nueva casa, Lenny hará amigos, aunque sobre todo enemigos. De su parte, por lo visto hasta ahora, estará el padre Gutiérrez, el papel de Javier Cámara quien, como siempre, está muy fino y tiene buena química con el prota. También conocerá a Esther (Ludivine Sagnier), una creyente de esas que hasta dan miedo de lo creyente que es. En contra tendrá a tanta gente que la lista es imposible de enumerar. Entre ellos, a su mentor, el cardenal Spencer, interpretado por James Cromwell ('Babe, el cerdito valiente', 'American Horror Story').

La mano de Sorrentino se nota por todas partes. En el ritmo, en los personajes y, ya lo veréis, visualmente. Hay belleza en cada plano, por sencillo que sea. La serie ha sido rodada en Roma, Venecia y en los estudios Cinecittà. No sé qué parte está hecha en los lugares reales, pero si me dicen que se ha rodado íntegramente en los lugares auténticos, me lo creería (aunque obviamente es imposible).

Jude Law está que se sale.
Es más que probable que a la Iglesia Católica no le haya gustado nada la serie, pero al director le da bastante igual. Pío XIII tiene un perfil inimaginable en los tiempos actuales. Se podría decir que es... revolucionario, pero no en un sentido progresista. La revolución que prepara este iluminado es de las que provocan terremotos. Solo imaginad al papa actual viendo la serie y sufriendo un infarto.

La crítica al funcionamiento de la Iglesia es constante. El personaje del papa ejerce de, digamos, la consciencia de un purista que quiere que la religión vuelva a ser lo que era, que los creyentes no estén por estar y que las normas, que siempre han sido duras, no se relajen simplemente porque hay que adaptarse a los tiempos para no perder más fieles. Este papa quiere creyentes de verdad, y el que no lo sea, mejor que se vaya. La honestidad de esta posición choca directamente con la realidad del mundo actual, que ha hecho que unas creencias desfasadas tengan que adaptarse y comerse sus propios dogmas y principios para no resultar demasiado reaccionarios (que es lo que son, si se lee su Libro al pie de la letra).

En fin, una serie que ha entrado fuerte en mi lista del año y que me lo está haciendo pasar genial. Espero que la disfrutéis.