Google+ Críticas en Serie: Designated Survivor

lunes, octubre 24

Designated Survivor

Ya estaba tardando Kiefer Sutherland en volver a la Casa Blanca. Y esta vez no para dar cuentas de su trabajo como agente antiterrorista o para salvar al presidente de turno de algún ataque internacional, sino para ser él mismo el presidente de los Estados Unidos de América. Y, atentos, sin ganar unas elecciones, ni tener el currículum necesario, ni siquiera querer serlo. Son esas cosas que solo pasan en las series yanquis pero que dan tanto juego.

Designated Survivor
2016-

Después del fracaso con 'Touch' y el regreso con su Jack Bauer en '24: Live Another Day', Kiefer Sutherland se ha metido en el pellejo del designated survivor, o sea, del político que se queda en un búnker, separado del resto, cuando se reúnen todos los políticos del gobierno de los USA por si todos mueren y le toca gobernar el país, así, de rebote. ¿Improbable que suceda? Sí, sobre todo en el mundo real, pero en la ficción, si un guionista así lo decide, un atentado en el Capitolio puede acabar con la vida de todos los congresistas, del presidente y hasta del apuntador. Y si encima es norteamericana es casi seguro que va a pasar...

Sin comerlo ni beberlo.
Tras darnos un vistazo rápido por la vida de Tom Kirkman, secretario de Vivienda y Otras Menudencias, y de su familia, el bombazo llega rápido y la noticia descoloca a todo el mundo: un atentado ha acabado con la vida del presidente y de todo quisque, así es que Tom, el último mono allí, ha de ser ahora quien tome las riendas del Gobierno.

El caos inicial es inevitable. ¿Quién ha cometido el atentado? Descubrirlo es el trabajo del FBI, para quien trabaja Hannah Wells, el personaje de Maggie Q ('Nikita'). Todo apunta a los islamistas desde el arranque pero, ¿seguro que han sido ellos? El Ejército tiene su opinión y la gente quiere una respuesta rápida y contundente: que se carguen a los asesinos antes del siguiente telediario.

Hannah y su jefe.
¿Y cómo lleva la familia Kirkman ser de un minuto a otro la inquilina de la Casa Blanca? Pues se ve que no es fácil. Alex, la nueva Primera Dama, el papel de Natascha McElhone ('Californication', 'El Show de Truman'), hace lo que puede para que sus hijos lo lleven lo mejor posible. Y a Tom se le hace muy cuesta arriba, aunque no tarda en empezar a tomar decisiones, muchas de las cuales no gustan a quienes no lo consideran la autoridad legítima.

'Designated Survivor' es una serie de la ABC, pensada para llegar a un gran público. No es una serie de cable como 'House of Cards' con la calidad que ello implica, ni tampoco tiene detrás un gran guionista como tuvo 'El Ala Oeste de la Casa Blanca', está claro, pero por lo visto hasta ahora me parece más interesante que otras como 'Madam Secretary'. Hay política, con su punto crítico al sistema, y al mismo tiempo tienen una trama de conspiración que, por lo visto hasta ahora, engancha. La parte familiar es lo que más me sobra, pero parece imposible hacer una serie sin ella si se quiere llegar a tener grandes audiencias.

Tom, con su equipo y familia.
Tiene sus cosillas que chirrían y que hay que pasar por alto si se quiere pasar un buen rato, como la inteligencia con la que Tom sabe llevar todo lo que se le va presentando; es casi de ciencia ficción. Pronto, demasiado, pasa de ser un novato confiado y buenista (odio esta palabra) a un presidente que calcula muy bien lo que hace y maneja aquello como si llevara toda la vida en el despacho oval. Pero bueno, no está solo con el marrón. A su lado tiene a un redactor de discursos, Seth Wright, el papel de Kal Penn, quien curiosamente dejó su papel en 'House' para ser asesor político de Obama durante un tiempo; a Aaron Shore, su jefe de gabinete; y a su ayudante de siempre, Emily Rhodes.

Americanada es, está muy claro, pero es que las de política-ficción son mi debilidad (una de ellas), aunque esta tenga más de thriller. Si además está Jack Bauer al mando, es un pleno. Vale que no es él (yo imagino que en cualquier momento va a sacar una pistola y a ponerlos a todos firmes; y no, claro), pero casi: tiene el control y hace lo que quiere, aunque ahora utilice todo el poder del Gobierno (que no es poco) en lugar de jugarse la vida a cada instante con el tiempo siempre en contra.

La serie ha empezado muy bien de audiencia y le han dado la temporada completa (es de las largas de 22 capítulos), así es que lo mismo tenemos a Tom 'Bauer' Kirkman para rato.