Google+ Críticas en Serie: Crisis in Six Scenes

sábado, octubre 22

Crisis in Six Scenes

Es sabido que Woody Allen acostumbra a guardar las ideas que se le van ocurriendo en un cajón. Cada año saca una y la convierte en una película. Esta vez Amazon ha conseguido que una de esas ideas se convierta en una serie de seis capítulos, escrita, dirigida y protagonizada por el propio Allen. No pasará a la historia de las series, pero seguro que sus fans (entre los que me encuentro) la saben disfrutar, aunque sea por un par de escenas y por ver a Woody en acción.

2016

Está claro que la aventura televisiva de Woody Allen no ha sido uno de sus aciertos. Tanto es así que no parece probable que tenga una segunda temporada. De todas formas, la historia que cuenta se desarrolla completamente en los seis capítulos de los que consta, así es que la etiquetamos como miniserie y listo. Se podría decir que en 'Crisis in Six Scenes' tenemos un borrador de una de las pelis menos originales de Allen pero, como siempre sucede, tiene algunos momentos memorables y otros rescatables (aunque parece que ni al propio Woody le ha gustado el resultado ni trabajar para la tele).

Sidney y Lennie.
La historia es muy sencilla: una terrorista antisistema, Lennie, se cuela en casa de Sidney (Woody Allen) y su mujer Kay. La chica es una conocida de la familia y se quiere esconder allí para que la policía no la atrape. La situación, como podéis imaginar, rompe la rutina y orden de la vida del matrimonio. Para Sidney todo es peligro y caos. 

En cambio, para Kay, una consejera matrimonial muy particular, las ideas revolucionarias de Lennie parece que le hacen cierta gracia. Para rematar, en la casa hay además un invitado, un "segundo Woody", Alan, al que la revolucionaria le rompe también los esquemas justo cuando está a punto de casarse con la chica liberal pero no demasiado con la que está prometido.

Conversaciones en la pelu.
Aunque es claramente una comedia, Woody Allen aprovecha para poner sobre la mesa una crítica a la clase media acomodada a la que pertenece Sidney con el discurso crítico y radical de Lennie, en plena guerra de Vietnam. En realidad, critica ambas posturas, por extremas, pero deja peor parado al inmovilismo burgués. De paso, se burla de la gente que se apunta a ser revolucionaria casi por moda o por romper con la monotonía de sus vidas. Las "chicas" del club de lectura de Kay y los pacientes de su consulta son personajes son marca registrada de Allen, y nos regalan algunos diálogos que merecen la pena. Los más flojos, por repetidos, son los del propio Allen, pero está claro que a los fans de su personaje de siempre les gustará volverlo a ver rematar sus habituales neuras con esas típicas frases suyas.

Momentos "Misterioso Asesinato en Manhattan".
La serie, que mezcla discusiones políticas con diálogos típicos de Woody Allen, no es gran cosa pero, como siempre, incluso en las pelis más flojas de Allen, tiene escenas y frases para recordar. En esta ocasión, vista la serie, me quedo con la primera escena en la peluquería en la que Woody y el peluquero tienen una conversación divertidísima, y la escena "camarote de los hermanos Marx", ya en el último tramo de la serie, en la que se juntan todos los personajes que hemos ido conociendo.

En el cásting, aparte de Allen, reconoceréis a Miley Cyrus, que interpreta a Lennie, y a Rachel Brosnahan, que aquí se ha quedado con un personaje secundario (la novia de Alan) pero a la que hemos visto en 'House of Cards' y 'Manhattan'. A Kay la encarna Elaine May, una actriz que llevaba mucho sin trabajar en cine y televisión, pero que llegó a estar nominada dos veces al Oscar como guionista ('Primary Colors'). El papel de Alan fue para John Magaro ('The Big Short').

En fin, un intento flojo de Allen de hacer algo en la tele que hay que ver si eres uno de sus incondicionales pero que particularmente, con las excepciones mencionadas, me ha sabido a muy poco.