Google+ Críticas en Serie: The Get Down

lunes, agosto 29

The Get Down

Las críticas están siendo para todos los gustos. Hay quien la pone por las nubes y quien le clava los pies al suelo. Nadie puede negar la fuerza del primer capítulo, con sus altibajos. Pero en lugar de una serie más centrada en la música, quizá se haya regodeado excesivamente en la trama romántica. Vedla y juzgad, pero antes echadle un vistazo a la entrada del blog, que os dará alguna pista más sobre lo que os vais a encontrar.

The Get Down
2016-

Finales de los 70. Son los años de la música disco y del grafiti, y en el Bronx hay un submundo regido por DJs que marcan las tendencias musicales del género. Es este un barrio pobre en muchos sentidos y dejado de lado por los políticos, salvo que toquen elecciones, claro. Cuando entramos en la historia se acercan las de la alcaldía, y es el momento de hacer promesas que probablemente no se cumplirán. Al frente del Bronx tenemos a Papa Fuerte, un político sui generis que quiere sacar al barrio de la ruina. Pero en las calles, la gente joven está a otra cosa. Mylene, su sobrina, quiere llegar lejos cantando y su amigo de toda la vida, Zeke, tiene una facilidad increíble para la rima. Todavía no lo sabe, pero es un MC y lo suyo es el hip hop.

Zeke y su panda.
¿Os acordáis de la peli 'Romeo + Julieta'? Esta versión de la historia de amor de Shakespeare convertida en vídeo clip (o algo así) con Claire Danes y Di Caprio de protas fue escrita y dirigida por Baz Luhrmann, que también firmó 'Moulin Rouge'. Pues bien, este hombre es quien está detrás de 'The Get Down' y ha dirigido el primer episodio. Y se nota. El ritmo visual que le da es muy particular, y cuenta la historia de tal manera que parece irreal a veces. La convierte en una suerte de cuento o cómic retro. También la trama melodramática tiene su sello, pero esto ya me va gustando menos. Debe ser que los amores adolescentes no son lo mío. Para mi gusto, echo en falta más música y menos ñoñería.

La locura narrativa de Luhrmann aparece bastante diluida en el resto de la temporada con los cambios de director. A quien no le guste su estilo agradecerá esa bajada de ritmo denso y recargado, como podemos leer en Jotdown.

Mylene.
Sus contras no han evitado que los pros suenen más alto. Por regla general, está gustando mucho, aunque no sé si el aplauso del público será suficiente para conseguir la renovación, ya que Netflix se ha dejado un pastizal en la primera temporada, unos 120 millones de dólares, bastante por encima de lo presupuestado. Solo imaginar las horas de ensayo en los bailes y coreografías (con las de Shaolin Fantastic hay para hartarse), podemos pensar que barato no ha podido ser. Las comparaciones con 'Vinyl', que empezó muy fuerte y acabó cancelada, son inevitables, pero habrá que ver qué decide la plataforma finalmente.

En 'The Get Down' nos encontramos con alguna cara conocida. Papa Fuerte es Jimmy Smits ('El Ala Oeste', 'Dexter', 'Sons of Anarchy') y su hermano, el padre de Mylene, es Giancarlo Esposito ('Breaking Bad' y me olvido de lo que ha hecho después, que da cosica). Otro que ha pasado por el blog es Michel Gill, al que hemos visto en 'Mr Robot' y en 'House of Cards'.

Shaolin y su maestro.
En la terna de personajes con "mojo" están Shaolin, Cadillac y mi favorito, Jackie Moreno, el productor de música venido a menos, interpretado por Kevin Corrigan (secundario en mil batallas), que entre tanta juventud ilusionada y brillante destaca como el fracasado que quizá pueda tener una segunda oportunidad. Shaolin es un grafitero que quiere ser DJ y que se mueve como el rayo, y Cadillac, un loco de la música disco que vive el baile digamos que intensamente.

Entre vinilos y miradas amorosas se nos habla de política, de pobreza, del ambiente gay en esos años y su relación con la música, de historia, de educación, de racismo, de grafiti, claro, casi tan importante como la música en 'The Get Down', y, no me olvido, de drogas y del crimen que las acompaña, y que no pueden faltar en las fiestas del Bronx.

En fin, otro regalito que nos deja Netflix, que está en racha, y que ha caído en gracia, aunque como os digo, disfrutándola a ratos, no me tiene entre sus fans más encendidos.