Google+ Críticas en Serie: Line of Duty

martes, agosto 2

Line of Duty

Me van las series de polis y detectives, ya lo sabéis. Y a los ingleses se les da bien el género. Siempre aportan algo distinto. Ahora me han atrapado con el trabajo de su departamento de asuntos internos. Es un trabajo delicado, duro, que no te sirve para hacer amigos. Eres el que al mirar a un compañero ve un posible criminal. No es fácil. En esta serie los protas tienen enfrente unos delincuentes muy difíciles de atrapar: conocen muy bien cómo funciona la policía. 'Line of Duty' está esperando ya su cuarta temporada.

Line of Duty
2012-

AC-12 es la división encargada de luchar contra el crimen dentro de la policía británica. Buscan policías corruptos y, como imagináis, no todo son facilidades. Para hacer ese trabajo a veces hay que infiltrarse y el premio casi siempre consiste en ser mirado con desprecio por tus propios compañeros. Puede ser que persigan un delito económico, un comportamiento poco profesional, pero en ocasiones estamos hablando de crímenes de sangre.

Tony Gates.
'Line of Duty' desarrolla un caso por temporada, aunque los personajes, a un lado y al otro de la ley, hacen que tenga cierta continuidad y se solapen las tramas.

Todo empieza cuando al agente Steve Arnott (Martin Compston) se niega a mentir para encubrir un error grave de su equipo. Ser honrado no está tan bien visto, parece, así es que como castigo lo mandan al AC-12. El puesto le vienen como un guante. Allí conoce a la agente Kate Fleming (Vicky McClure; 'Broadchurch', 'This is England'), que será su compañera, y al superior de ambos, Ted Hastings (Adrian Dunbar; 'Mi pie izquierdo'). Entre los fijos de la serie reconoceréis a Craig Parkinson, al que torturaron los gamberros superpoderosos de 'Misfits'.

Linsay Denton.
La primera temporada es muy buena, sobre todo porque el gran actor Lennie James ('The Walking Dead', 'Run', 'The Prisoner') se encarga de interpretar al superpolicía Tony Gates, un crack con los mejores números del departamento, pero que se mete en un "pequeño" lío... Los dilemas morales del personaje y el trabajo del equipo de Arnnott y Fleming son el motor de la trama. No entro en más detalles.

La segunda temporada da un salto de calidad en el guion, que juega a "quién será el culpable" de manera genial. En este caso, el punto de mira del AC-12 está en la agente Lindsay Denton, el personaje de Keeley Hawes. El personaje es digno de un spinoff. En esta temporada también vemos otro conocido del blog, Mark Bonnar, por registros muy distintos, como sus papeles en 'Catastrophe' o en 'Psychoville'.

Danny Waldron.
En la tercera, la última emitida cuando publicamos este post, el protagonista y objeto de la investigación de Arnott y Fleming es el agente Danny Waldron, el papel de Daniel Mays ('Outcasts'), aunque pronto la trama se complicará y...

No entro en detalles de la trama de cada temporada ya que merece mucho la pena saborearlas, perderse en los giros argumentales y en la investigación de los protagonistas de 'Line of Duty'. Al ser temporadas cortas y tener un buen ritmo, cuesta mucho no empalmar un capítulo con otro, que encima están rematados con un una escena hecha para dejarnos con ganas de más. Imposible no caer en el "pecado" del maratón.

Me pasa siempre con estas series británicas: me las creo mucho más que a sus hermanas norteamericanas. Y aunque las historias puedan ser igualmente enrevesadas o, por lo menos, poco probables, la pátina de realidad se la dan mejor en UK. No sé, quizá es porque, a pesar del Canal de la Mancha (y del brexit), algo de Europa son y en los USA hace tiempo que viven en otro planeta. Algo se tiene que notar.

En fin, os dejo con ella y con el tráiler. Yo me quedo a la espera de la cuarta temporada, que está previsto que llegue en 2017.