Google+ Críticas en Serie: Stranger Things

martes, julio 19

Stranger Things

Es difícil ser objetivo con una serie que te remueve todos tus recuerdos de infancia. Los que tenemos más de 30 añitos nos criamos en los 80 con pelis de Spielberg. Las historias tenían magia, los personajes eran más inocentes, los aliens no venían a invadirnos y no lo solucionábamos todo buscando en Google. En 'Stranger Things' volvemos a esos años, recuperamos ese cine, aliñado con un punto inquietante y tenebroso más propio de nuestro tiempo. Habrá segunda temporada.

Stranger Things
2016-

En cuanto vemos los primeros 10 minutos nos vienen imágenes ya vistas hace muchos años. El sello Spielberg está ahí. Niños jugando a rol, montados en bicicletas con sus faros encendidos, pensando más en mundos imaginarios que en el real (que les queda en realidad mucho más lejos que el imaginario). Este mundo me lo conozco, me suena, lo he visto antes y lo echaba de menos. 

Piensas que estos podrían ser los herederos de los Goonies o Los Exploradores, claro, pero luego llega un personaje nuevo que, aunque sea de este mundo, te hace saltar mentalmente a 'E.T.' También estaba en 'Super 8', más reciente claro, pero en esta serie todavía me parece más fiel a lo que nos contaban en las pelis de aquellos años.

Pero no todo es Spielberg, o no el Spielberg "para niños". Hay un lado muy oscuro en la serie, más cerca de alguna novela de Stephen King o de pelis como 'Polstergeist' (guion y producción de Spielberg, por cierto). Se podría decir que han cogido a los Goonies y su mundo y les han puesto en una historia pensada por King, a ver qué tal salen de ella.

En ese punto intermedio se encuentra 'Stranger Things'. Y no le ha salido nada mal el mejunje a los hermanos Matt y Ross Duffer, autores, productores y guionistas de los ocho capítulos (y directores de casi todos ellos) que conforman esta primera temporada de la serie. Han conseguido algo que casi ninguna serie había hecho: que me zampara la temporada entera en día y medio.

Con esto no quiero decir que la serie sea perfecta. Ni de lejos. Aun cegado por la nostalgia, soy capaz de ver errores, momentos soporíferos o demasiado inocentones. Otra cosa es que los aparte de mi mente en cuestión de segundos para quedarme con la idea dominante que puede con todos los matices negativos que le podamos poner cuando la miramos con el ceño fruncido y la gorra de crítico tiquismiquis: 'Stranger Things' es un pelotazo de serie.

La casa de Will y su nueva decoración.
Que Winona Ryder tiene un personaje insoportable es innegable. Tiene que cargar con Joyce, la madre histérica que no encuentra a su hijo Will, uno de los cuatro amigos protagonistas de la serie. La desaparición de Will es la chispa que enciende la serie y su búsqueda es la razón por la que avanza. Que hay mucho cliché, también, pero en esta serie el cliché ochentero es lo que nos hace sentir como en casa. El niño empollón, el que tiene un problema al hablar y se lleva todas las burlas, el adolescente medio feo algo antisocial pero que resulta ser el más valiente, el malvado doctor y sus secuaces... todo lo hemos visto antes, claro, no es original.

Lo original es volver a ello y darle una vuelta de tuerca. Si fueran los Goonies, el malo habría sido el doctor. Ahora, en este siglo XXI, ese malo se quedaría corto, muy corto. El malo en 'Stranger Thing' es una strange thing que nos acecha en la oscuridad, se alimenta de tu carne y te persigue entre las sombras. En 'Stranger Things' los Goonies se cagarían de miedo, pero claro, es que ellos no habrían tenido a su lado a la niña sin nombre.

Como sucedía en este tipo de pelis, las historias tiene protagonistas de todas las edades así es que tenemos que ir siguiendo las tramas que vive cada grupo.

Los niños
Will, Mike, Dustin y Lucas conforman el cuarteto de amigos. Son los friquis del cole, claro. Juegan a rol, son perseguidos por los más brutos y apenas tienen edad todavía para pensar en chicas. Hablan por walkie talkies, todos tienen brújula (?) y para ellos la amistad es lo más importante. Serán ellos quienes contacten con Eleven.

Los adolescentes
La adolescencia es una edad muy mala, decía mi abuela. Las hormonas están revolucionadas, decía mi madre. Bien lo saben Jonathan (el hermano rarito de Will), Nancy (la hermana de Mike) y Steve, el adolescente chulo que monta fiestas y pasa del colegio. El trío de adolescentes es también un tópico, claro, y su historia es la que menos importa o aporta... pero sirven para que el grupo de chavales descansen entre escena y escena. Y algún momento bueno tienen, para qué negarlo.

Los adultos
Los mayores de la serie son personajes necesarios, sí, pero en realidad son secundarios disfrazados de protagonistas. Joyce, la madre coraje que vive el dramón; Hopper, el policía competente que también vive el suyo, y el doctor Brenner y su gente, que son personajes casi de relleno, más planos que un sello. El único adulto interesante es el Bicho (y en realidad no sabemos si es un adulto).


Los teenagers prefieren la mano dura.
Cada grupo sigue su camino que, intuimos pronto, acabará siendo uno único y compartido, con los chavales como vanguardia que va abriendo paso hacia la meta. Por cierto, las mismas inercias mentales ochenteras que nos hacen anticipar el final es posible que nos haga caer en el error. Las historias de ahora no acaban como las de antes. Y no quiero decir que sea un mal final (¿de serie? ¿de temporada?), sino que nos tiene reservada alguna que otra sorpresa. No digo más.

Entre las caras más conocidas, aparte de Winona, está Mathew Modine ('La chaqueta metálica', 'The Dark Knight Rises'), que interpreta al doctor Brenner, y David Harbour ('The Newsroom', 'Manhattan'). De los niños quizá os suene Millie Bobby Brown, de 'Intruders', donde ya se vio que apunta maneras y que aquí se come la pantalla. Esta chica va a llegar lejos.

Habrá segunda temporada y sus autores parece que ya tienen la idea de cómo seguirla.

En fin, se nota que me ha molado porque me enrollo que da gusto. Espero no haberos destripado nada (de la trama solo he apuntado el argumento de arranque), aunque era inevitable contar algo sobre los personajes y describirlos de manera que conocierais algunas de sus peculiaridades. Si queréis más detalles y críticas, podéis leer otras como esta o esta otra.

Ya me contaréis qué tal. Para rematar, como siempre, os dejo el tráiler de esta primera temporada.