Google+ Críticas en Serie: War and Peace

viernes, abril 1

War and Peace

Seguimos con la racha: una adaptación más. Esta vez toca un clásico ruso, también en forma de miniserie, con la calidad exquisita que solo sabe ponerle la BBC. Si Tolstói levantara la cabeza quizá diría en ruso fluido "muy británica me parece" pero seguro que se la tragaría de principio a fin. Como la novela, es un culebrón, pero tan bien vestido de Historia, de belleza y profundidad, y de realismo, que definirla solo como un montón de historias de amor en medio de la guerra sería quedarse extremadamente corto.

War and Peace
2016

Rusia y Francia, el Imperio ruso contra Napoleón, la revolución que llega a las puertas de un mundo en el que la aristocracia sigue viviendo en su nube, de fiesta en fiesta, siempre más pendiente de cómo conseguir el mejor partido, de dar el braguetazo, de prosperar dentro de la escala cortesana. La guerra queda lejos de los palacios, parece; son los soldados los que se adelantan en busca del peligro, a las órdenes de quien toque, casi siempre dispuestos a tirarse contra las balas del enemigo por su bandera.

Como es de rigor en estas épocas literarias, los personajes masculinos, o son brutos buenos o brutos malos. También hay extravagantes, como la del personaje de Pierre Bezukhov, interpretado por Paul Dano ('Little Miss Sunshine', '12 años de esclavitud'), que hace un papelón, cuya cabeza funciona de manera distinta a la de sus pares, lo que le hace sufrir de más que al resto. Su amigo, soldado y príncipe, Andrei Bolkonsky, un hombre recto, atormentado a ratos, es el papel de James Norton (el malo de 'Happy Valley'). Ah, y el taimado vivelavida Dolokhov, el personaje de Tom Burke ('The Musketeers').

En el lado femenino y oscuro, tenemos a la pérfida Helene (Tuppence Middleton, 'Sense8', 'Dickensian'), la trepa social y vividora a costa de una larga lista de embobados, y en el femenino y luminoso a la inocente Natasha, el papel de Lily James ('Downton Abbey', 'Cinderella').

Detrás de los jóvenes atolondrados, románticos, impulsivos y pasionales, están los veteranos, los padres que buscan lo mejor para sus hijos en la escala social, manipulando y presionando si hace falta. Ahí vemos grandes nombres como los de Stephen Rea ('The Honourable Woman', 'Utopia', 'The Shadow Line') o Jim Broadbent ('Moulin Rouge', 'Exile'); y una Guillian Anderson que apenas aparece pero que tiene un personaje de esos que te gustaría ver más.

Llevar un clásico como 'Guerra y Paz' de León Tolstói tiene sus riesgos. Es muy fácil hacer una cutrez. Sobre todo si no tienes presupuesto ni buena mano. Pero aquí hay de las dos cosas de sobra. Solo hay que ver que desde la primera espada, pasando por cada una de las casacas, vestidos... árboles, montañas, caballos... calles, edificios... todo, absolutamente todo, es perfecto. Si hay batallas, que las hay, son de propias de una buena serie o peli bélica. Si hay escenas de palacio, que las hay, son de las que te hacen creer que estás allí, en medio del gran salón de baile. Los escenarios, atrezzo, vestuario, iluminación, efectos... no se han cortado en nada.

De lo único que se les puede acusar es de ser más británicos que rusos, pero es inevitable... son británicos.

En fin, que es un gustazo de arriba abajo, sabiendo que la parte romántica ahora nos puede parecer exagerada, de otro tiempo... y es que de otro tiempo es, de un tiempo lejano y literario, pero encajada perfectamente en los tiempos de las guerras napoleónicas (ahí veréis al pequeño gran Bonaparte al frente de sus tropas) y en los tiempos del enfrentamiento que ya se apunta de refilón entre los de abajo y los de arriba.

Os dejo el tráiler a ver si os animáis con esta miniserie.