Google+ Críticas en Serie: Quantico

jueves, octubre 29

Quantico

En Estados Unidos se estrena una serie con agentes del FBI de protagonistas cada minuto. Efectivamente, esta estadística me la acabo de inventar pero en época de estrenos es la impresión que da. Hablábamos hace poco de 'Blindspot'. Hoy toca una que recuerda mucho a 'How to get away with murder' pero con estudiantes del FBI en lugar de abogados. El estilo de Shonda Rimes está llegando a todas partes, por lo que parece.

Quantico
2015-

En Quantico, Virginia, está la academia del FBI. Allí se formaron Mulder y Scully, entre otros. En esta serie, conocemos a un grupo de recién fichados para ser formados y poder llevar el chaleco antibalas con las famosas letras amarillas. Hasta aquí podría ser una especie de Gran Hermano FBI en el que solo los mejores pueden licenciarse, donde hay gente mona y cachas que se liará entre sí y hará edredoning a escondidas. Pero aquí hay más. Por un lado, hay muchos secretos entre los candidatos a agente; también muchos secretos entre los responsables de su formación y un futuro más que tenso que pronto conoceremos.

'Quantico' juega con una fórmula que estos últimos años se está dando ya demasiado en las series norteamericanas: el juego del flash back / flash forward constante, también llamado "trama con mareo temporal". Una de las que recuerdo que explotó esta estructura, y de manera genial, fue 'Damages'. También 'Bloodline'. La más reciente que utiliza esta forma de contar la historia es 'How to get away with murder', que también mezcla crimen por descubrir con grupo de jóvenes guapetes sospechosos. Parecidos razonables en cada esquina.

En esta serie de la ABC, la historia va saltando entre el periodo de formación de los agentes y la época actual, que arranca con un atentado brutal en la Grand Central Station de Nueva York, y cuya autoría aparenta llevar el nombre de una de las protagonistas de la serie, Alex Parrish, el personaje interpretado por Priyanka Chopra, una estrella en Bollywood que ha dado el salto a los USA. Así es que tenemos una serie doble: el cursillo del FBI y sus intríngulis, y la persecución e investigación del atentado.

El grupo de futuros agentes del FBI es de lo más variado (chico cachas, rubia francotiradora, musulmana doble, chico gay...), lleno de caras desconocidas salvo alguna que otra, como el personaje de Johanna Braddy, a la que vimos en 'Unreal', el de Graham Rogers, que salió en 'Revolution' o el de Rick Cosnett, en 'The Flash'. Todos los personajes ocultan algo. Parece una condición obligatoria para estar en el FBI y en 'Quantico'. Así todos nos parecerán sospechosos de haber puesto las bombas en la estación tras finalizar su formación en la agencia.

La serie viene firmada por Joshua Safran, productor y guionista de series como 'Gossip Girl' o 'Smash' y leyendo por ahí la comparan con 'Anatomía de Grey' (no he visto el culebrón de médicos, así es que ya me diréis si la comparación es acertada). Yo le veo parecido con 'How to get...', pero claro, ambas son de Shonda Rimes, así es que tiene sentido.

Acción, persecución a lo Bourne, tensión sexual (imprescindible, parece), sospechosos múltiples, traición, cuerpazos y bellezones... En fin, qué más se le puede pedir, el pack completo para triunfar en televisión en estos tiempos.