Google+ Críticas en Serie: Aquarius

sábado, julio 11

Aquarius

Charles Manson es de esos personajes de la Historia que indudablemente dan para una serie. Da igual que conozcamos cómo acabó su particular aventura. Merece la pena verlo en acción. En 'Aquarius' conocemos sus primeros años, en una mezcla de hechos y personajes reales y ficticios. Después de 'Californication', volvemos a encontrarnos con David Duchovny, que interpreta a un policía que se cruza en el camino de Manson. La serie ha sido renovada para una segunda temporada.

Aquarius
2015-

1967. Los Ángeles. Música, drogas, sexo y la guerra de Vietnam. Una época en la que la mujer empieza a hacer "trabajos de hombre", en la que la población negra tiene que luchar por recibir el mismo trato que la blanca, unos años en los que la policía hacía casi lo que quería sin miedo a represalias. Es entonces cuando Charles Manson aparece y se convierte para algunos en un gurú... aunque en realidad era más peligroso que Espinete en una tienda de globos. Pero vamos con el arranque de la serie.

Emma es una niña de 16 años que se escapa de casa. Sus padres, Ken (Brian F. O'Byrne) y Grace Karn (Michaela McManus), harán lo que sea por encontrarla. El padre incluso será capaz de pedir ayuda al policía exnovio de su mujer, el detective Sam Hodiak, el personaje de Duchovny ('X Files'). El siguiente en entrar en escena será Manson. El baile entre el detective y el criminal conforma la trama principal de la serie, aunque no deja de haber subtramas policiales en el día a día de Sam y de dos de sus colaboradores: Brian, un policía encubierto, el papel de Grey Damon, y Charmain, una policía novata encarnada por la exvampira Claire Holt ('The Vampire Diaries', 'The Originals'). A Manson lo interpreta Gethin Anthony, alias Renly Baratheon en 'Game of Thrones'. Como jefecillo de los Panteras Negras reconoceréis a un ex 'Friday Night Lights', Gaius Charles.

'Aquarius' es de esas series que pasan desapercibidas. Lo hace por una razón bastante sencilla: no sobresale por encima de la masa de series que nos rodea. Es cierto que tiene personajes de peso, que consigue transportarte a una época muy atractiva y que salpica los capítulos con una muy buena selección de temas musicales (de lo mejorcito). Pero hay algo que no...

Le falta potencia, y quizá trata de tocar demasiadas cuestiones: además de la trama de Manson, Emma y la policía, en 'Aquarius' se enfangan en toda cuestión social controvertida de aquellos años. Esto, que podría ser un valor que hiciera que la serie ganara en calidad y profundidad, acaba por convertirla en un batiburrillo caótico: la guerra de Vietnam, el odio racial, la desigualdad de sexos, la violencia policial, las drogas, el sexo, la relaciones miles entre los personajes, la homosexualidad, el drama particular de cada uno de los personajes... Es demasiado (o quizá es cosa mía, que me estoy haciendo mayor).

Con todo lo dicho, que quede claro que Duchovny y el resto de reparto hacen muy bien su trabajo. Muy creíble. Las escenas en la casa de Manson con sus chicas, el aura de devoción fanática que le rodea y cómo el personaje oscila entre la cordura y la locura es de lo más destacable en 'Aquarius'. Está claro que después de 'Californication', todo lo que haga Duchovny nos sabrá muy soso. Su personaje aquí, aunque con cierta chispa, es bastante menos atractivo que el genial Hank Moody. No obstante, hace muy bien de poli veterano y algo desfasado que da lecciones a sus "aprendices".

En fin, salvo que cambie en la segunda temporada, nunca llegará al notable. Se mantendrá entre el suficiente y el bien. Quizá algo de culpa tiene quien firma la serie, John McNamara, cuyo mayor éxito ha sido 'Lois y Clark. Las nuevas aventuras de Superman'. Ahí lo dejo.