Google+ Críticas en Serie: The Last Man On Earth

sábado, mayo 16

The Last Man On Earth

Dicho así, sin más, sin conocer más que el nombre, parecería que estamos ante una serie postapocalíptica al estilo de 'Soy Leyenda', aquel remake con Will Smith: acción, drama, el fin del mundo y un solo hombre en un planeta lleno de zombis. Error, y de los gordos. A ver, que sí que estamos en un mundo en el que un virus ha acabado con casi toda la población mundial... pero esto es una comedia, y muy absurda. Para empezar, Phil es el último hombre sobre la Tierra... pero no. La serie ya ha sido renovada para una segunda temporada.

The Last Man On Earth
2015-

Phil Miller es el último hombre sobre la Tierra. O eso creen él y los espectadores durante unos cuantos minutos. En nada y menos, la serie pasa de ser "El Último Hombre sobre la Tierra" a ser más bien "El Hombre que Creía Ser el Último Hombre sobre la Tierra hasta que Empezó a Aparecer Gente por su Casa". Tampoco es que lleguen miles. Es simplemente que no solo Phil se salvó del virus: hay más gente, poca y desperdigada, pero hay. Y gracias a los carteles de "Hay vida en Tucson" que va dejando por ahí, en pocos capítulos, la vida de náufrago que llevaba el pobre Phil se convierte en algo mucho más... complicado. Complicado para él, divertido para nosotros.

Phil es un poco cretino, por no decir que es un imbécil de categoría universal. Este es uno de los fuertes de la serie: el prota es odioso. Salvo que seáis capaces de empatizar con alguien como él, algo posible, a ratos, pero bastante improbable, Phil cae muy mal.

Su particular manera de socializar con los supervivientes que van llegando a su barrio es el meollo de la serie. Y cuando digo "socializar" me refiero a la forma que tiene de cagarla una y otra vez con todo aquel que se atreve presentarse en su puerta. Primero Carol, luego Melissa, Todd... Phil se deja llevar siempre por sus más bajos instintos y, dado que se le ve a la legua de qué pie cojea, parece poco probable que acabe consiguiendo su objetivo. Y ahí está parte de la diversión, en verlo fracasar. En su defensa, lo único que podemos decir es que es fácil que se le haya ido un poco la olla. Si no se explica lo de sus amigos del bar (y no digo más), aunque su locura haya traído a la humanidad (a lo que queda de ella) dos grandes reinventos piscineros: la vater-pool y la piscina hinchable para botellón (ver foto más abajo).

'The Last Man On Earth' me recuerda a veces a los dibujos del Correcaminos y el Coyote. Aquí el Coyote, claramente, sería Phil, y el Correcaminos... el resto de personajes. A los femeninos se los quiere llevar al catre, con poco o nulo éxito. A los masculinos se los quiere quitar de en medio (son competencia), con todavía peor resultado. En cada episodio siempre me quedo esperando que aparezca algún artilugio explosivo de marca ACME (y que le reviente en la cara).

La idea de 'The Last Man On Earth' es de Will Forte, que además de guionista y productor de la serie interpreta al personaje protagonista. Forte es un cómico que ha pasado por varios late shows norteamericanos y ha puesto voz a muchos personajes de series de animación. También lo vimos en la peli 'Nebraska'. Para el resto del mundo conocido, la cara más famosa de la serie (hasta ahora) es la de January Jones, que cambia de registro totalmente después de sus siete temporadas en 'Mad Men' para interpretar ahora a Melissa, la "segunda última mujer sobre la Tierra" (es una manera de hablar...). El papel de Carol corre a cargo de Kristen Schaal, otra especialista en doblaje de animación y guionista de algunos capítulos de 'South Park', que se ha quedado con el personaje entrañable/dulzón/insoportable de la serie.

En fin, una serie original que por el planteamiento inicial pareciera que no puede tener mucho camino argumental pero que, conforme la van "aliñando" con nuevos personajes, encuentra distintas formas de ser divertida (o sea, de torturar al protagonista). Os dejo el tráiler y la noticia de la renovación, muy bien recibida en Críticas en Serie.