Google+ Críticas en Serie: Powers

jueves, mayo 28

Powers

La moda de los superhéroes parece no tener fin. Eso sí, a alguien se le ha ocurrido que además de los héroes conocidos universalmente, hay más bosques que dan leña y, aunque la novela gráfica en la que se basa esta serie es de Marvel, seguro que casi ninguno la conocíais. 'Powers' es una producción de PlayStation Network (¡!), que se atreve por primera vez a salirse de su mundo de juegos para meterse en las series en streaming. Y no le ha salido nada mal la apuesta. Por lo pronto, ya la ha renovado para una segunda temporada.

Powers
2015-

Para los que estéis hartos de las pelis y series de superhéroes, esta es una opción que os puede hacer querer retomar el género. El planteamiento es completamente distinto al que nos tienen acostumbrados. Para empezar, el protagonista no es un superhéroe: es un exsuperhéroe, muy a su pesar. Antes volaba y tenía una fuerza extraordinaria, a lo Supermán. Era conocido como Diamond. Ahora es simplemente el detective Christian Walker, tan humano como cualquiera. Trabaja en la división de la policía dedicada a resolver casos relacionados con los "powers", o sea, casos en los que están implicados personas con habilidades especiales. Dicho en plata, persiguen y detienen a supervillanos.

En este mundo en el que conviven humanos y gente con poderes, ser un superhéroe te coloca en una clase social superior. Como si fueras un futbolista de élite, las grandes marcas te ofrecen contratos publicitarios, hacen series de televisión basadas en tu vida, tienes las puertas abiertas de los locales de moda y un montón de fans quieren ser como tú. En este mundo imaginario hay chicas y chicos que harían lo que fuera por estar con un superhéroe con la esperanza de, no se sabe muy bien cómo, convertirse en uno de ellos, como si esos poderes y la fama que llevan consigo se pudieran transmitir con el simple contacto (sexual, si hace falta). Los "powers" visten ropas coloridas, vuelan, lanzan rayos o se teletransportan, según el poder que el azar, los genes o lo que sea que los hace diferentes les haya dado. Son los protectores de los humanos. Claro que también hay quien usa sus poderes para hacer el mal.

En 'Powers' hay un malo por encima de todos: Wolfe. En su día, fue maestro de superhéroes, del propio Diamond y de Johnny Royalle, otro villano que mucho tiempo atrás fue amigo del protagonista. Wolfe está encerrado porque de estar libre podría, literalmente, comerse a la gente para adquirir más poder. Luego está Retro Girl, la heroína en activo más poderosa, en un tiempo pasado algo más que amiga de Diamond/Walker.

A partir de este planteamiento arranca la acción en 'Powers'. El héroe venido a menos, el supermalo encarcelado, el otro malo regalando una extraña droga, el Sway, que parece aumentar los poderes de quien la toma, y una jovenzuela gruppie, Calista, que está convencida de ser una power, aunque aparentemente no tienen ninguna habilidad sobrehumana.

Como ya adelantaba. es una adaptación de unos cómics cuyos derechos compró Marvel a Image Comics (de donde también  salieron 'The Walking Dead' o 'Spawn', por ejemplo).

En el cásting vemos más de una cara conocida. La que más nos puede sonar esa la de la actriz que interpreta a Retro Girl, Michelle Forbes, a la que hemos visto en 'True Blood', en 'The Killing' o en 'In Treatment'. También el jefe de la división de la policía, el capitán Cross, interpretado por Adam Godley, secundario en infinidad de series. El actor protagonista, Sharlto Copley, es un fijo en las pelis de Neill Blomkamp ('District 9', 'Elysium', 'Chappie'). Noah Taylor, que encarna a Royalle, es un secundario habitual ('Game of Thrones', 'Peaky Blinders'),y a Calista la interpreta una reincidente de la saga 'High School Musical', Olesya Rulin (que tiene 29 años pero en la serie hace como que tiene 18).

En fin, una serie que da un giro nuevo al género, que utiliza bien los efectos especiales, sin exagerar, que entra además en aspectos de la vida de estos seres sobrehumanos que no se suelen tocar en las series que estamos habituados a ver (relaciones entre ellos, fenómeno fan, elitismo) y que, aunque hay malos y buenos, juega muy bien con la gama de grises: en el fondo, los superhéroes también son humanos, cometen errores, tienen debilidades e incluso puede que si los conoces un poco mejor hasta te lleguen a caer mal.