Google+ Críticas en Serie: El Ministerio del Tiempo

viernes, marzo 13

El Ministerio del Tiempo

Ya era hora. Aquí tenéis, amigos, una serie española de la que merece hacerse fan, y eso que solo llevamos tres capítulos. Ciencia ficción con acción y toques de humor a la española, con calidad en los guiones, en los personajes y en el cásting. Y que engancha. Lo veo y no me lo creo. Cierto que siempre puede diluirse con el paso del tiempo, ir a menos, pero si se mantiene como hasta ahora será un bombazo. Ahora solo falta esperar la renovación.

El Ministerio del Tiempo
2015-

La televisión patria y la ciencia ficción nunca han ido de la mano. Este género siempre nos ha quedado corto de manga y apretado en la zona de la entrepierna. Salvo honrosas y contadas excepciones cinematográficas ('Acción Mutante', 'EVA', 'Autómata', 'Extraterrestre' o 'Los cronocrímenes'), el género ha pasado de largo por delante de nuestras fronteras. Ahora alguien se la juega en TVE y hace algo más que decente. Y el éxito no se ha hecho esperar. Solo hay que ver el impacto que está teniendo en las redes sociales, donde ya hay una movilización para pedir su renovación. Además, están trabajando muy bien en Twitter.

Resumo el planteamiento. España tiene un ministerio secreto: el Ministerio del Tiempo. Ha existido desde la época de los Reyes Católicos, allá por el siglo XV, y se encarga de evitar que los malos modifiquen la Historia de España (y del mundo, de paso) accediendo a distintos momentos de la historia a través de una serie de puertas que nos conectan con lugares y momentos del pasado. Como todo ministerio, está lleno de funcionarios que van y vienen realizando misiones para sus superiores. La serie comienza cuando se decide fichar a tres nuevos funcionarios.

Rodolfo Sancho ('Isabel', 'Al salir de clase', 'La Señora') interpreta a Julián Martínez, un enfermero del servicio de Urgencias de Madrid. Es el miembro del grupo que pertenece a nuestro tiempo, a 2015. Aura Garrido ('Stockholm', 'Crematorio', otra grande) es quien encarna a Aura Folch, la primera universitaria española y responsable del trío, que viene de principios del siglo XX. Y por último, Nacho Fresneda ('Víctor Ros', 'Hospital Central'), alias Alonso de Entrerríos, soldado de los tercios de Flandes que llega al ministerio desde el siglo XVI.

El trío está a las órdenes de Irene Larra (Cayetana Guillén Cuervo, 'El abuelo', 'Raquel busca su sitio') y Ernesto Jiménez (Juan Gea), del que no se sabe muy bien a qué época pertenece, y ambos responden ante Salvador Martí (Jaime Blach). Y luego está Natalia Millán ('El Súper', 'Velvet'), alias Lola.

Buen cásting, sí, pero esto no es suficiente para explicar el éxito de la serie. Alguien ha tenido una buena idea y otro alguien ha decidido que se podía hacer. Es simplemente eso. Estoy seguro de que hay buenas ideas que nadie se atreve a convertir en realidad por miedo a las audiencias. 'El Ministerio del Tiempo' no es una serie familiar ni una comedia de enredo (el fuerte de la tele española). Tampoco es una versión descafeinada de algo hecho en otro país o un biopic histórico. Alguien se la ha jugado... y le ha salido bien. Y tiene una historia muy particular que merece ser conocida.

Las tramas. Viajar al siglo XIX a evitar que España pierda la guerra contra Francia, o salvar al escritor Tirso de Molina de morir en la derrota de la Armada Invencible son algunas de las misiones de los protagonistas de la serie. Grandes responsabilidades. En realidad no sería necesario que el Ministerio existiera si además de las puertas que tiene en sus sótanos no hubiera otras repartidas por el mundo, clandestinas, que hay quien puede usar para saltar en el tiempo y cambiar la Historia. Además, pronto vemos que hay un grupo de personas que conoce la existencia de estas puertas y que parece estar ayudando a los enemigos del Ministerio...

Por lo visto hasta ahora, tendremos misiones autoconclusivas en cada capítulo, con la trama principal que se va destapando poco a poco en la que esos rebeldes/traidores irán cogiendo protagonismo.

Los personajes. Además de los protagonistas, que dan mucho juego con sus historias personales y las diferentes épocas de las que viene, y extras que pasan por detrás, como si nada, vestidos de la época a la que van, hay secundarios y personajes puntuales que son la sal y pimienta de la ensalada, como el pintor Diego Velázquez, funcionario de pro del Ministerio, que tiene un trabajo de gran responsabilidad. El protagonismo del trío Julián-Aura-Alonso está bien repartido y procuran entrar en el pasado de cada uno de ellos para que vayan cogiendo profundidad y no se queden en simples monigotes planos.

El humor. 'El Ministerio del Tiempo' es una idea original, que además de acción, buenas tramas y personajes curiosos, tiene unos puntos de humor impagables. Bien es cierto que muchos de los que lean esta entrada es posible que se pierdan algunos de ellos: quizá solo los entiendan del todo los españoles, o incluso algunos solo los madrileños (por ejemplo, el encuentro en el primer episodio con los heavys de Gran Vía, dos personajes (reales) de la vida de la ciudad), pero aun así cualquiera puede disfrutar con la serie. Y si tenéis alguna duda, probadla (los capítulos se pueden ver enteros en la web de TVE).

Las épocas. Hasta ahora, han sabido recrear bien los tiempos a los que han viajado. Esto es algo que en los últimos años se está dando bien a la tele pública española, con series como 'Isabel' o 'Cuéntame'. La España del XIX, los maquis de la posguerra, o las calles madrileñas de 1996, con los carteles electorales del momento, son ejemplos de lo visto hasta ahora.

Y todo esto tras solo tres capítulos.

En fin, que no me enrollo más. Creo que ha quedado claro que soy fan de 'El Ministerio del Tiempo', que ya es raro porque pocas series españolas (ahora no recuerdo ninguna) han conseguido que espere con ganas la llegada del siguiente episodio. Los que la probéis, ya me diréis qué os parece. Os dejo con el tráiler.