Google+ Críticas en Serie: The Game

sábado, diciembre 20

The Game

Espías. Espías británicos. Espías británicos durante la Guerra Fría. Y rusos. Conspiración, traidores, agentes dobles y carreras por las calles mojadas de Londres. Qué fácil es engancharse a una buena historia de espías, con agentes al servicio de Su Majestad. Transcurren los años 70 y a los oídos del servicio secreto británico llega el rumor de que se prepara una misteriosa operación contra el Reino Unido. Habrá que averiguar en qué consiste y quién está al frente. Y detenerla. No será fácil. No fue renovada pero se puede ver como miniserie.

The Game
2014

Joe Lambe es un espía con un pasado dramático. Delante de sus ojos mataron a la mujer que amaba, una rusa a la que iba a salvar de la madre Rusia. Joe es prácticamente impermeable. Es un agente silencioso y de plena confianza del jefe del servicio secreto, Daddy, como se le llama para no usar su nombre, que pocos conocen. Junto a Joe, conocemos a Alan y Sarah, un matrimonio curioso. Él, tímido y friqui, es el especialista en comunicaciones, ella, por contra, es una asertiva espía y la mano derecha del gran jefe. Luego están Bobby, el eterno segundo de abordo, y la joven Wendy, la última en sumarse al grupo junto al policía, Jim.

La trama de la serie, que vemos desarrollarse y finalizar en los seis capítulos de los que consta (hasta ahora), gira en torno a la Operación Cristal (Operation Glass), un plan ruso del que solo sabemos el nombre y que llega a oídos del MI5 (el servicio secreto británico para asuntos internos) por la confesión de un agente ruso.

Esta agencia tendrá que descubrir en qué consiste ese plan soviético cuyo alcance es todavía desconocido. Puede ser algo que cambie para siempre el equilibrio de poder internacional, sospechan, pero hasta que no encuentren más información, solo es una amenaza invisible.

En el papel de Joe veremos al abogado novato de 'Silk', Tom Hughes, Sarah (Victoria Hamilton) también tiene una cara conocida: la vimos en 'What Remains' y Daddy (Brian Cox) apareció en 'The Slap' y en 'Deadwood'. Jonathan Aris, Alan, pasó por 'Sherlock' y al actor que hace de Bobby, Paul Ritter, lo hemos visto en 'Vera'. Y a Jim, Shaun Dooley, lo recordamos de 'Misfits' y 'Exile', entre otras.

En la categoría de series de espías no hay demasiado entre lo que elegir. Últimamente, 'The Americans' y 'Homeland', aunque está claro que la primera encaja en el género perfectamente y la segunda se va saliendo conforme va avanzando la serie. De los clásicos recientes (extraña combinación de palabras) solo destaco 'Spooks', una de mis favoritas del género, y 'Alias', aunque esta fue mutando hasta crear un género propio (¿espionaje paranormal?).

Con 'The Game', sumamos otra a la lista, y volvemos a tocar el siempre interesante tema de la Guerra Fría. Salvo la saga de James Bond, cuando sus guiones transcurrían durante esos años, parece que siempre tenemos más presente el enfrentamiento entre rusos y norteamericanos. Es lo que ha llenado las pantallas y las páginas de las novelas. Pero esa guerra callada no los enfrentó solo a ellos. El Reino Unido también estaba en el punto de mira de los soviéticos. En 'The Game' los americanos no son siquiera un personaje secundario.

La trama en 'The Game' se va enredando conforme los personajes van profundizando en ella. La tensión va en aumento, los rusos mueven sus piezas y cada vez hay menos gente en la que se pueda confiar. Con esto consiguen que se mantenga el interés, aunque los personajes sean excesivamente arquetípicos, casi calcados a los vistos en otras obras del género. No quiero decir con esto que la trama sea de lo más original visto nunca. Dudo que muchos os sorprendáis con los pasos que se van dando en la historia. Los giros en la trama no son nada revolucionarios. De todas formas, se deja ver muy bien y, aunque casi todo nos suena a ya visto, las sensaciones son positivas. Es una serie de espías bastante decente.

En fin, ya me contaréis. Si la renuevan para una segunda temporada, habrá tiempo de ver su evolución. Si no es así, lo bueno es que la historia tiene un final cerrado y se puede ver como miniserie sin ningún problema (finalmente no fue renovada).
 

(Entrada Actualizada: 31/07/2015)