Google+ Críticas en Serie: El Fin de la Comedia

lunes, diciembre 29

El Fin de la Comedia

Y despedimos el año con un toque (un gran toque) de humor. Con El loco de las coles. Porque ese era para mí Ignatius Farray. Un personaje secundario en la banda de los Chanantes. Luego he visto que en realidad tiene vida propia y que arrastra a más de 50.000 seguidores en Twitter. Ahora, para rematar, tiene una serie, con un formato similar al de 'Louie' pero con su humor particular. Muy particular. Tanto que no es apto para todos los públicos, ni a todo el mundo le hará gracia. A mí sí.

El Fin de la Comedia
2014

Ignatius Farray no es su nombre oficial. Es el artístico, claro. Para sus padres es Juan Ignacio Delgado, humorista tinerfeño, al que muchos conocimos en su participación con el grupo de humoristas manchegos en sus diversos programas: 'La Hora Chanante', 'Muchachada Nui' y 'Museo Coconut'. Ignatius (por el gran Ignatius Reilly) era El loco de las Coles, ese extraño ser con una pinta peculiar, una enorme boca rodeada de pelo y ese Grito Sordo (Trademark).

Ahora, con ayuda de Comedy Central y de algunos amigos, Ignatius se ha marcado una serie de las que no deja indiferente. Como en la gran 'Louie' o en 'Seinfeld', Ignatius mezcla momentos de sus actuaciones, sus monólogos inclasificables, con una trama personal que juega a ser verdadera.

Se interpreta a sí mismo aunque en realidad no sabemos qué hay de verdad y de ficción. Suponemos que mucho más de lo segundo que de lo primero. Lo mismo que nos pasó con '¿Qué fue de Jorge Sanz?'. Es el juego entre ambos mundos, el real y el imaginario, que los lectores de Diario de un Seriéfago tan bien conocen.

Comedy Central se suma a Sayaka, la productora de Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo, entre otros, para hacer protagonista al que siempre ha sido secundario en la tele pero que lleva siendo personaje principal de los escenarios de la stand-up comedy desde hace muchos años. Si queréis disfrutarlo (o sufrirlo, que no a todos gusta) en persona, solo tenéis que ver alguna de sus actuaciones (os pongo su web). En la web de la cadena, podéis ver vídeos del cómico con los demás actores hablando de la serie.

Aunque él es el prota indiscutible de esta especie de diario ficticio, veréis las caras conocidas de algunos actores y humoristas que han hecho de sí mismos en versión bizarra (remasterizados, tuneados y ficcionados) junto a Farray en la serie. Javier Cansado, Joaquín Reyes, Juanra Bonet, Willy Toledo o Víctor Clavijo son algunos de los secundarios que han pasado por esta primera temporada de 'El Fin de la Comedia'.

La trama principal de la serie, que sirve más de elemento de continuidad que de historia central propiamente dicha, es en realidad dramática: Ignatius se ha separado de su mujer y está preparando el juicio para conseguir pasar más tiempo con su hija. El problema de Ignatius, el personaje, es que su manera de ser encaja regular tirando a mal con el mundo que le rodea, y su cabeza, sin llegar al surrealismo extraterrestre del cómico Miguel Noguera, siempre anda planteándose situaciones que solo se dan en su mundo mental paralelo. También le gusta chupar pezones ajenos sobre el escenario. No cuento más.

Series como esta son muy bienvenidas. Es fácil caer en la adulación ya que estamos muy acostumbrados en España a que se haga siempre el mismo tipo de serie cómica (familiar, de enredo, poco arriesgada) y cuando se hace algo distinto, destaca inmediatamente y algunos nos emocionamos, pero es innegable que 'El Fin de la Comedia' quiere y consigue hacer algo distinto, con el riesgo consciente de no ser vista por todos los públicos, por el tipo de humor que tiene.

Esta serie es una apuesta que aplaudo. Aunque sé que la mayoría de las cadenas y productoras no se pondrán de un día para otro a hacer series creadas sabiendo que no llegarán al mayor número de espectadores posible, con pasos como este (y como otros, como el que se dio con 'Crematorio'), la esperanza de ver mejores series en España aumenta de peso, aunque sea solo algunos gramos.

Os dejo el anuncio de la serie, para abrir boca, y de paso me despido del año este y saludo al que viene (en realidad tampoco es que se note mucho que pasamos de un año al otro. A ver, que la semana que viene hablaremos de otra serie como si nada y así hasta el infinito...):

Feliz Año 2015 (y tal).