Google+ Críticas en Serie: Extant

sábado, octubre 11

Extant

Últimamente Spielberg no tiene buena mano en sus producciones televisivas. En esta ocasión, parecía que la apuesta pintaba mejor, pero a mí no me termina de convencer. Ha elegido a Halle Berry como actriz protagonista y en la trama ha mezclado un futuro no muy lejano, la inteligencia artificial y los bichos del espacio. Quizá demasiado para una sola serie, que tiene su toque pero que sigue quedándose corta para mi gusto. 'Extant' fue cancelada tras su segunda temporada.

Extant
2014- 2015

Ya sabéis que soy de los que prueba todo lo que huele a ciencia ficción. En este caso, era inevitable. Una astronauta que lleva más de un año en una estación espacial, que vuelve embarazada sin saber cómo ha podido suceder, y que ya tiene en casa un hijo... que es en realidad un prototipo de inteligencia artificial, un humanic, diseñado por su marido, un investigador que quiere revolucionar el concepto de vida, con la ayuda económica de un extraño filántropo que tiene cara de sospechoso.

El planteamiento es interesante, muy Spielberg, sobre todo por la combinación de niños, robots y aliens... pero Halle Berry es muy mala. Lo siento. Sé que ha hecho pelis interesantes, que incluso ganó un Oscar por 'Monster's Ball', pero no lo puedo evitar: yo siempre la recordaré por el Razzie (el antiOscar) que se llevó por una de las peores películas que he visto jamás en mi vida: 'Catwoman'. Este ha sido el premio ganado con más merecimiento por una actriz desde el principio de los tiempos.

Dejando a un lado mi alergia por Halle, que interpreta al personaje principal, Molly Woods, 'Extant' tiene muchos otros defectos y virtudes interpretativas. En el cásting, lo más creíble es el niño robot, Ethan, encarnado por Pierce Gagnon, al que vimos en 'Looper' y veremos en 'Tomorrowland', y el papel secundario de Garce Gummer (la hija de Meryl Streep), Julie, a la que estamos viendo últimamente en algunas buenas series, como 'The Newsroom' y 'American Horror Story: Freak Show'.

El resto son reguleros tirando a malos. De John Woods, el marido de Molly, hace Goran Visnjic ('Urgencias'), que no me está gustando nada. No sé si es el papel o es él, pero no me lo creo nada. De filántropo extraño nos encontramos a Hiroyuki Sanada, que se está encasillando en papeles friquis (solo hay que verlo en 'Helix' para ver que no ha tenido que prepararse mucho su papel de Yasumoto en 'Extant').

También, y ya no me enrollo más con el cásting, veréis de secundaria a Camryn Manheim, la amiga inseparable de la prota en 'Entre fantasmas'.

Durante la primera temporada (que yo pensé, craso error, que sería la última), la serie juega sobre todo con el misterioso embarazo de la protagonista y lo que ello parece conllevar, la conspiración que rodea a esta situación, todo ello en equilibrio con la historia de Ethan, el niño robot que parece evolucionar a un ritmo inesperado por su padre/creador. El problema es que la parte de misterio y tensión de la trama es apenas misteriosa y casi que no transmite tensión, no sé si porque simplemente es mala o porque los actores no se la creen y no la saben transmitir.

Solo salvo al personaje de Ethan, o sea, la parte que recuerda más a Spielberg. Si la serie se centrara más en él... No sé. Creo que han intentado tocar tantos temas, tantas subtramas y personajes aledaños que se han perdido en el camino. Eso sí, han sabido sembrar la curiosidad en el final de temporada para intentar que sigamos con ella en la siguiente tanda de capítulos, ya confirmada por la cadena norteamericana.

En fin, los que caigáis en su redes ya nos comentaréis qué tal os va. Yo he aguantado toda la temporada como un sufridor adicto a la ciencia ficción, pero dudo que la retome a su regreso.