Google+ Críticas en Serie: Manhattan

domingo, septiembre 7

Manhattan

La carrera por el arma definitiva, la que daría el golpe sobre la mesa que haría temblar el planeta, ya tiene serie. Proyecto Manhattan es el nombre que los USA le dieron a su plan para desarrollar la bomba atómica. Los alemanes, por su parte, buscaban el mismo objetivo. Quien llegara antes se llevaría el premio final: la victoria en la Segunda Guerra Mundial y el control del mundo. En 'Manhattan', nos colamos en el pequeño pueblo militar creado en medio de la nada para conseguir tal objetivo, en la vida de los científicos que se encerraron allí para investigar y de sus familias. Fue cancelada tras la segunda temporada.

Manhattan
2014-2015

Al frente del Proyecto Manhattan estaba Robert Oppenheimer. El proyecto alemán era a su vez dirigido por el científico Werner Heisenberg, conocido por ser uno de los creadores de la física cuántica (y por dar nombre al alter ego de nuestro amigo Walter White). Los Estados Unidos crearon en Los Álamos (Nuevo México), uno de sus centros para dar con la bomba que determinaría el devenir de la guerra. A ese pueblo polvoriento, aislado del mundo, cercado por los militares, se trasladaron familias enteras, las familias de los científicos que desarrollarían el proyecto.

'Manhattan' es ficción. No es un documental. Es ficción contada en un contexto histórico, en el que se mezclan personajes reales y ficticios. Lo real, que existió el proyecto, que existió el lugar y que se desarrolló la bomba. Lo ficticio, los detalles, la mayoría de los personajes y tramas que veremos. Así es que no debemos esperar que el canal WGN América y los creadores de la serie no hayan, no solo creado personajes, que está claro que sí, sino moldeado la historia para hacerla más atractiva. Además, teniendo en cuenta que el Proyecto Manhattan fue algo secreto, hay mucho que tiene que dejarse a la imaginación de los guionistas.

Por supuesto, en cuanto ha salido la serie se ha hablado de lo que se corresponde o no con la realidad histórica. Siempre pasa cuando hablamos de series que cuentan hechos reales o que se enmarcan en un contexto histórico conocido.

En la serie, los protagonistas son un grupo de científicos dedicados a desarrollar una solución alternativa a la principal para conseguir la bomba atómica. Podríamos decir que son el equipo B del Proyecto Manhattan. Al frente, está Frank Winter, el personaje que interpreta John Benjamin Hickey ('The Big C', 'The Good Wife'). Vive dedicado en cuerpo y alma al proyecto. Como a muchos allí, le acompaña su familia, su mujer y su hija, que debido a la confidencialidad del proyecto no saben realmente qué es lo que están desarrollando en aquel lugar aislado y aburrido. Su esposa es una botánica, Liza Winter, el papel de Olivia Williams ('El Escritor', 'Dollhouse'). La familia Winter comparte protagonismo con los Isaacs, una pareja joven que llega Los Alamos porque él, Charlie (Ashley Zukerman, 'The Pacific', 'Rush'), va a formar parte del equipo principal de investigación. Su mujer, Abby,  la novata del lugar, es el personaje a través del cual vamos descubriendo el funcionamiento del pueblo. La actriz que lo interpreta es una secundaria conocida del blog, Rachel Brosnahan, por sus papeles en 'House of Cards' o 'The Blacklist'.

En 'Manhattan' se entremezcla la investigación con la competencia entre científicos, el espionaje, la radiactividad, salpicado con el día a día en aquel lugar, que a veces parece más una cárcel que un centro de investigación, sobre todo para los que están allí por ser "la mujer de" o "el hijo de", que están sacrificando sus aspiraciones por estar allí, al lado de su marido o padre.

Si la serie tiene un problema, en mi opinión, es que va a ser difícil que atrape a mucha gente. Le falta gancho. Todos sabemos cómo acabó el Proyecto Manhattan, así es que el atractivo de la serie tiene que estar en el proceso, claro, pero sobre todo en la historia de los personajes y sus vivencias en ese Gran Hermano en el desierto. No tengo queja de los actores, ni siquiera de los personajes, pero a estas alturas todavía echo en falta algo, un salto de calidad que (aún) no ha dado, tanto en la trama como en las formas. Le falta la chispa que evite que se convierta en una serie plana, predecible y, lo peor, prescindible.

En fin, ya me diréis los que os pongáis con ella. A mí, de entrada, me atrajo la temática histórica. Es la razón por la que me puse con ella. También el actor protagonista. Pero para seguir con ella hará falta algo más.

La serie fue cancelada tras finalizar la segunda temporada.