Google+ Críticas en Serie: Halt and Catch Fire

sábado, junio 14

Halt and Catch Fire

Comienzos de los años ochenta. El mundo de los PCs está dominado por IBM y Apple. Pero a alguien se le ocurre que se podría hacer algo más, darle una vuelta de tuerca al producto, quizá hacer algo nuevo. Ya era hora de tocar estos temas y que no fuera en clave de comedia. Friquis, sí, pero no para reírse de ellos. La serie ha sido renovada para una cuarta y última temporada después de ir sumando calidad año a año desde su estreno.

Halt and Catch Fire
2014-

El nombre de la serie en sí ya es una pista (para entendidos). "Halt and Catch Fire" (HCF) es una orden dentro del código que puede hacer que un ordenador deje de funcionar. Viene de los comienzos de la informática y ahora sobre todo ha quedado como una expresión coñera para indicar que algo no funciona como debería.

Ideas de negocio.
Joe MacMillan es un visionario. Es un Steve Jobs, para entendernos. En su cabeza ha germinado una idea que puede revolucionar el mundo de la informática. Para convertirla en realidad necesita a Gordon Clark, quien le inspiró con un artículo escrito tiempo atrás, cuando todavía no se había acomodado a su trabajo gris en la Cardiff Electric; y a Cameron Howe, una programadora brillante y rara como ella sola. Los personajes son muy distintos. Junto a Gordon, en un segundo plano, aparece su mujer, Donna, que conforme avanza la serie va cogiendo importancia.

Joe viene de trabajar en IBM, tiene un don para encantar a quien le escucha con su discurso. Es un vendedor de ideas con un pasado del que todavía sabemos poco. Gordon está casado y tiene dos hijos. Atrás quedó el tiempo en el que se dejaba llevar por su creatividad. Ahora tiene que pensar en su familia. Al menos hasta que conoce a Joe. Cameron es el personaje que se sale de la norma. Encaja con el perfil de hacker que todos tenemos en la cabeza, aunque en esa época todavía no podía existir esa figura.

El actor que interpreta a Joe, Lee Pace, os sonará seguro. Primero a los que visteis 'Pushing Daisies' y luego a los fans de 'El Hobbit', donde hace de Thranduil. A Scoot McNairy, Gordon, lo vimos en 'Argo'.

Cam y Donna.
Cam es casi una desconocida, Mackenzie Davis ('Breathe in') y a Donna, Kerry Bishé, la vimos en 'Scrubs'. La serie tiene varias buenas bazas. Entre ellas, de director varios capítulos, tiene a Juan José Campanella ('El hijo de la novia') y como showrunner, a Jonathan Lisco, que se encargó de producir la gran 'Southland'.

Volver al pasado está de moda. 'Mad Men', 'The Americans', 'Master of Sex' nos cuentan historias que transcurren en distintas décadas del siglo pasado, pero faltaban los ochenta. Y esa fue la década del comienzo de la expansión de la informática, cuando el ordenador empezó a parecerse a lo que hoy casi todos tenemos en nuestras casas. 'Halt and Catch Fire' es ficción. Estos personajes no existieron, pero lo que plantean no es ninguna locura: alguien que pudiera (intentar) hacer la competencia a los grandes nombres de este mundillo, innovando y arriesgando.

Como el perro y el gato.
Pero no es una serie solo de flipados emprendedores tecnológicos. Es una serie de personajes. Las relaciones entre ellos van fluyendo del orden al caos y viceversa a lo largo de toda la serie. Es lo que tiene trabajar tantas horas juntos, tener ideas propias que puedan chocar con las de tu compañero o socio, tener personalidades fuertes que tratan de imponerse a las del resto. Y es lo que da más juego en la serie.

'Halt and Catch Fire' ha ido creciendo año a año, al mismo ritmo que sus personajes y la trama tecnológica/empresarial. Cada año han dado un paso más, han apostado por una nueva idea que podría revolucionar el mercado en ese momento. En la segunda y más en la tercera temporada, la importancia de los personajes femeninos ha sido cada vez mayor, lo que le ha hecho ganar muchos puntos.

La cadena la ha renovado para una cuarta temporada, que será la última.
 

(Entrada Actualizada: 12/10/2016).