Google+ Críticas en Serie: Mammon

domingo, febrero 2

Mammon

Volvemos al norte de Europa, que últimamente nos está dando muchas alegrías. Después de Dinamarca y Suecia, le toca a Noruega. Ya estaba tardando. Crimen, misterio, poder, política, corrupción y un periodista que trata de desvelar lo que todos los demás tratan de ocultar. Muertes extrañas, gente con demasiado dinero, políticos de los que uno no puede fiarse, un pasado oculto entre cuadros y pinturas. ¿Y ese nombre, 'Mammon'? También es un misterio, salvo que sepas arameo, claro.

Mammon
2014-

Peter es un periodista de los que se meten hasta el fondo en sus investigaciones. Tanto, que puede llegar a llevarse a mucha gente por delante. O eso puede parecer. Quizá esté todo ya escrito y él tan solo sea un invitado a la fiesta, un testigo incómodo, una víctima más o el que dé con la tecla que desenrede el ovillo.


Todo empieza, o parece empezar, con un caso de corrupción. Un directivo que ha malversado fondos cuya foto salta a la portada de un periódico. A nadie le debe sorprender algo así. Salvo que descubramos que es tan solo la punta del iceberg. Y lo es. No cuento más.

'Mammon' no tiene un personaje potente como otras series nórdicas ('Bron Broen', 'Forbrydelsen'). Peter es un tipo normal, un periodista cabezón, de los que no para hasta que da con la verdad, pero un tío normal. Sin neuras o taras, sin una personalidad especial que haga que te enganche. En esta serie él no es el cebo, es la historia, la trama que se enreda y desenreda a golpe de cadáver, y la curiosidad que crece con el paso de los capítulos, que te van dejando siempre con ganas de más, jugando a darnos la información por goteo, mezclada con tensión, sospechosos, peligro, medias confesiones e informaciones que desinforman. El ovillo que crece desde la misma carátula de entrada, con esos niños rubios que corren por el bosque.

De los actores poco puedo decir. Son noruegos. Por estos lares apenas se los conoce. Al prota, Jon Oigarden, lo hemos visto algo en 'Lilyhammer', la serie del ex Soprano Steven Van Zandt, y en alguna película de la saga de Varg Veum. En general, salvo alguna mediocre, las interpretaciones están bien. Convencen, aunque es cierto que son algo sosos y con un poco más de chispa la serie subiría un escalón más. Pero será por el frío, que les hiela la sangre en las venas.

Como era de esperar, los derechos de la serie ya han caído en manos de una cadena norteamericana, esta vez de la 20th Century Fox, así es que no os sorprendáis (ya nadie lo hace) si os encontráis pronto el remake yanqui con actores y actrices más guapos (aunque la actriz que interpreta a Vibeke, Lena Kristin Elligsen, no está nada mal, puntualizo).

En fin, un regalito noruego para los que disfrutamos del subgénero conspiranoico-detectivesco.