Google+ Críticas en Serie: Mob City

miércoles, diciembre 18

Mob City

Me gustan los gánsters trajeados y sus historias llenas de polis corruptos, mujeres guapas y ametralladoras Thompson, que cumplen con los arquetipos mil veces llevados a la literatura y al cine. Se ve que a Frank Darabont, creador de 'The Walking Dead', también le llama el género y ha adaptado un libro reciente sobre la mafia en los años 40 para contarnos la historia de esos personajes, algunos reales, que marcaron una época controlando las calles de la ciudad de Los Ángeles. La serie no ha superado la primera temporada.

Mob City
2013-RIP

En 2010, John Buntin, articulista del Governing Magazine, publicó el libro "L.A. Noir: The Struggle for the Soul of America's Most Seductive City", que entra de lleno en la obra y milagros de los mafiosos que controlaron la ciudad de Los Angeles tras la Segunda Guerra Mundial. En ella aparecen nombres como el de Bugsy Siegel, gracias a cuya iniciativa empresarial (mafiosa) hoy existe la ciudad de Las Vegas tal y como la conocemos.

El ambiente oscuro, criminal, corrupto y siempre peligroso de esos años lo hemos visto reflejado en la pantalla muchas veces en películas como 'L.A. Confidential' o 'La Dalia Negra', ambas basadas en novelas de James Ellroy, o las filmadas a partir de las novelas de Raymond Chandler ('El sueño eterno'). Son historias de gánsters despiadados, policías corruptos, bailarinas que cantan sonrientes en glamurosos clubs de jazz y un protagonista, normalmente oscuro, que se enfrenta a los malos de la historia para, quizá, ganarse el beso de la despampanante chica. Son historias en las que apenas hay sorpresas, llenas de lugares comunes, whisky y tiroteos.

Darabont coge el manual de estas películas y novelas, y la obra de Butin, que escribe además los guiones, y nos trae 'Mob City', una serie que no trata de ser original (y si lo quiere, no lo consigue) sino de volver al género mafioso respetando el estilo. El problema es que tan arquetípicos son los personajes que parecen estatuas de yeso, inmóviles, planos, previsibles... El jefe mafioso con un tornillo flojo, el matón sin escrúpulos, el policía que se vende, el incorruptible, la chica, una belleza peligrosa, el jefe de policía que quiere quedar bien, las distintas mafias, por origen: los italianos, los irlandeses, los judíos... Los personajes de siempre, con las frases enlatadas de siempre, las escenas tantas veces vistas: el tiroteo en el tiovivo, la paliza en el callejón, la ejecución en el restaurante... Todo suena a ya visto; lo que no quiere decir que no podamos pasarlo bien viéndolo otra vez. Esto ya es cuestión de gustos.

En el lado positivo de la balanza está la lista de nombres. De 'The Walking Dead' Darabont se trajo al prota, el detective Joe Teague, interpretado por Jon Bernthal, y a su jefe, Hal Morrison, el papel de Jeffrey DeMunn. De 'Heroes', al abogado de la mafia, Ned Stax, el personaje de Milo Ventimiglia, y al también ex 'Prison Break', eterno villano, Robert Knepper, que aquí es un matón de los chungos. De '24' tenemos al capitán de la policía, Gregory Itzin,  y de 'Justified' y 'Band of Brothers' a otro jefazo policial, Neal McDonough. De jefe de la mafia, del ya mencionado Bugsy Siegel, tenemos a Edward Burns, director y actor de pelis como la hilarante 'Ella es única', al que también vimos en 'Salvar al soldado Ryan' o en 'Entourage'. Y falta la chica, Jasmine, interpretada por Alexa Davalos.

La historia, por ahora, no es nada del otro mundo: un chantaje y un asesinato, gánsters que se matan entre sí, el policía, duro y silencioso, la chica en peligro... En la balanza de la que hablaba, la trama no resta, pero tampoco suma demasiado.

En fin, por lo visto hasta ahora no es una serie que encante, por ese anquilosamiento de los personajes y esa sensación de no estar viendo nada nuevo. Quizá por esto las audiencias no han empezando dándole su respaldo y si sigue así no aguantará mucho en cartel. No obstante, habrá que esperar un poco más, ver si consigue levantar cabeza y enganchar a la gente. Está complicado. De todas formas, según vaya yendo la cosa, volveré al blog para hablar de renovación o cancelación (el eterno dilema).

Cancelación
Al final la cadena la canceló, aunque trató de vender la idea de que la habían pensado como una miniserie y que así debía terminar. Su creador, Darabont, salió al quite y dejó claro que no, que él quería seguir con ella, que no era una miniserie... En fin, otra más que va al cementerio de series.