Google+ Críticas en Serie: The Tomorrow People

viernes, noviembre 1

The Tomorrow People

Todos tenemos algún placer culpable en esto de las series. Yo tengo más de uno, he de admitir. Mi debilidad son las series de ciencia ficción, que por regla general son mediocres tirando a malas. Hoy traigo una que cumple con todas las condiciones que la señalan como una medianía que hay que ver a escondidas si no quieres que tu reputación como gourmet de series se vea gravemente manchada. Y ni eso, que la cadena la canceló tras la primera temporada.

The Tomorrow People
2013-RIP

Esta serie la podríamos etiquetar como perteneciente al subgénero de los "chicos y chicas guapas con superpoderes". En este caso, el superpowerismo nos lo venden como un paso más en la evolución del ser humano. De hecho, algunos de los que poseen estos poderes extraordinarios (pero poco originales) se consideran miembros de una especie distinta, de una versión mejorada del género homo, más allá del sapiens sapiens... se creen guays.

De primeras recuerda a la peli 'Jumper', en la que había quien podía teletransportarse como si nada. Aquí también tienen telepatía y telequinesis. Las tres Tes, las llaman. Pero la historia no tendría gracia si no hubiera unos malotes que quieren acabar con estos humanos 2.0. Su organización se llama Ultra y al frente está un tal Jedikiah (antes conocido como Jacob en su etapa 'Lost') que dice querer detenerlos porque son peligrosos. El mundo está lleno de estos nuevos humanos, the tomorrow people, como los llaman, pero permanecen ocultos. La población de a pie (o extras) no sabe de su existencia. La mayoría de esta nueva gente no sabe ni que tiene poderes, o los esconde. Algunos hacen el mal (roban). Solo unos pocos están organizados y viven bajo tierra, que es un sitio muy socorrido en estos casos. Como adelantaba, al malo lo interpreta Mark Pellegrino ('Revolution', 'Almost Humans').

'The Tomorrow People' nos mete en la historia a través de un chaval, Stephen Jameson, que está sufriendo el despertar de sus poderes, que parecen llegar como un efecto extra de la adolescencia. Stephen vive con su madre y su hermano. El padre los abandonó hace mucho, pero ya se sabe que el pasado suele volver para agitar las historias. El papel de este jovenzuelo corre a cargo de Robbie Amell. El papel de la madre lo interpreta una exmalvada de '24', Sarah Clarke.

Al frente de los Tomorrow tenemos a John y a Cara, interpretados por Lucke Mitchell y Peyton List ('conocida sobre todo por su papel en 'Mad Men'; 'FlashForward'). El resto de la banda son gentecilla que parece al fondo entrenando sus poderes.

Los efectos especiales no están nada mal. Tampoco son necesarios demasiados. El efecto de teletransporte es siempre el mismo, una distorsión de la imagen y puf, desaparece el personaje; la telepatía es una voz en off; y la telequinesis, o sea, mover cosas con la mente, tampoco es nada espectacular: cosas que se mueven. Con poco ya nos tienen enganchados siguiendo los saltos espaciales, las peleas a lo 'Bola de Dragón' y las tramas: la lucha de los Ultra contra los Tomorrow, que se suma a la búsqueda del padre de Stephen (del que no contaré nada más) y las pequeñas subtramas autoconclusivas con las que nos salpican de vez en cuando para aliñar esta serie, que viene firmada por Phil Klemmer, guionista y productor de 'Chuck', 'Veronica Mars' o 'Political Animals'.

En fin, lo dicho, es un placer culpable. No le pidáis más: ni tiene buenos actores, ni grandes argumentos (por ahora), ni personajes poderosos. Es una serie para echar el rato viendo a buenos y malos, guapos y guapas y la mediopromesa de un Elegido a lo Neo que los lidere a todos contra los humanos. Hasta que a cadena decidió cortar por lo sano: una temporada y nada más.