Google+ Críticas en Serie: Almost Human

sábado, noviembre 30

Almost Human

Como viene siendo habitual, JJ Abrams aparece periódicamente con alguna producción con la que trata de recuperar a los que un día fuimos fans y que hemos ido perdiendo la esperanza en sus creaciones, esas buenas ideas mal ejecutadas que acaban canceladas o aguantando como medianías televisivas. Volvió con otra buena idea que no solo firma él sino que es también obra de JH Wyman, otro exguionista y productor de 'Fringe'... pero también le salió mal. La serie ha aguantado una temporada.

Almost Human
2013-RIP

Los futuros cercanos tienen cierto atractivo. Somos capaces de reconocer el mundo que se nos muestra. Casi podemos vernos andando por sus calles. Pero a la vez nos sorprenden con esas pequeñas diferencias (a veces no tan pequeñas) que nos maravillan. Es el futuro, pero sin pasarse. En 'Almost Human' la historia empieza en el 2048 y se desarrolla en Los Ángeles. Muchos de nosotros todavía estaremos vivos para ver ese mundo imaginario (es un decir).

En este futuro ideado por Abrams y Wyman, que a veces recuerda al de Blade Runner pero pasado por la lavadora, abrillantado y encerado, el detective John Kennex recorre las calles en su coche haciendo cumplir la ley, como haría cualquier policía de nuestro tiempo. La diferencia más importante es que su compañero no es humano. Desde que la ciencia consiguió dar con la tecla de la inteligencia artificial (no descarto que Massive Dynamics tuviera algo que ver), se ha vuelto práctico (y obligatorio) que cada poli humano lleve a otro androide a su lado. La mayoría de estos robots son de lo más aburrido: simples máquinas programadas, carentes de empatía, como los hubots de 'Real Humans'. Pero hay algunos más cercanos al ser humano. Es el caso de Dorian, el poli sintético que le asignan a Kennex, un modelo algo inestable pero sin duda más divertido. Desde el principio vemos que entre los dos protas habrá química (inorgánica y orgánica a partes iguales). A Kennex lo interpreta Karl Urban ('Dredd', 'Las Crónicas de Riddick', 'Riddick') y a Dorian Michael Ealy ('FlashForward', 'The Good Wife').

Como secundarios tenemos un par de caras conocidas. La más famosa es quien encarna a la jefa de los polis, a la capitana Sandra Maldonado, Lili Taylor ('The Addiction', 'The Haunting', 'A dos metros bajo tierra'); la otra, una ex de 'Friday Night Lights', Minka Kelly, la detective Valerie Stahl. En lo que llevamos de serie, que todavía es bien poco (tres capítulos), estos dos personajes están siendo menos que secundarios. Todo gira en torno a los dos protagonistas.

Desde el principio la serie nos plantea lo que va a ser el argumento de la trama principal pero no duda en dejarlo a un lado y hacerse peligrosamente procedimental. El argumento sobre el que parece que girará la vida de los protagonistas está ligado a un grupo terrorista llamado Insyndicate del que todavía sabemos muy poco pero que es la razón por la que le estoy dando margen a la serie.

Si la experiencia de sus creadores con 'Fringe' les ha servido de algo, sabrán que no hay nada como una buena trama para enganchar a la audiencia. Espero, como siempre, que la serie tienda a parecerse más en estructura a la segunda temporada de 'Fringe' que a la primera (un caso muy parecido al de 'Continuum'). Todavía es pronto y no se ha definido del todo. Tiene tiempo para asentarse o para caer. La audiencia empezó dándole su apoyo en los USA, pero las cifras van cayendo, y eso no es bueno. En España la está emitiendo AXN y el piloto tuvo muy buenos números.

Ya sabéis de mi debilidad por la ciencia ficción, que va de la mano con mi escepticismo sobre las series del género con las que nos van castigando las distintas cadenas cada temporada. Parece misión imposible que nos regalen una serie de calidad. Es cierto, la esperanza es lo último que se pierde, pero la conjunción de Abrams, ciencia ficción y televisión empieza a asociarse a la idea de desilusión asegurada.

En fin, como casi siempre, le daremos algo de margen para ver si esta vez da la campanada y consigue convertirse en la serie del género que estábamos esperando.

(Como ya adelanto al principio, la cadena le ha dado solo una temporada, menos de lo que le di yo, que la dejé a los pocos capítulos de empezar.)