Google+ Críticas en Serie: Masters of Sex

lunes, octubre 28

Masters of Sex

Junto con 'Peaky Blinders', esta es la serie con mejor pinta de este otoño. La historia de este peculiar doctor y su ayudante y el afán de ambos por investigar un campo tabú en su tiempo pueden convertir a 'Masters of Sex' en una de esas series que se llevan alabanzas, premios y renovaciones. Por lo pronto, Showtime le está dando bola, y ya la ha renovado para una tercera temporada. La historia y la química de los protagonistas enganchan.

Masters of Sex 
2013-

Lo primero es dejar claro que la historia del doctor William Masters y Virgina Johnson no ha nacido de la mente de un guionista así como si nada. Masters y Johnson fueron una pareja de investigadores reales que se pasaron más de tres décadas estudiando la sexualidad humana, desde finales de los años 50 hasta los 90. La historia que vamos a ver en la serie está basada en su vida o, más bien, en la la biografía escrita por Thomas Maier, "Masters of Sex: Vida y obra de William Masters y Virginia Johnson, la pareja que enseñó a América cómo amar".

Él es un reputado obstetra que necesita una asistente. Ella, una madre soltera que fue artista y ahora necesita un trabajo. Él, un hombre reservado, algo cuadriculado, que quiere investigar sobre una materia hasta ese momento alejada de la ciencia: el sexo. Ella, una mujer que quierre hacerse un hueco en un mundo hasta ahora desconocido. Para Masters todo está en su contra, empezando por la época en la que se desarrolla la historia, a finales de los años 50, sus compañeros, que no entienden por qué le ha dado por meterse en ese berenjenal, su mujer, que es algo secundario en la mente del doctor... Solo su asistente parece compartir el interés científico por tan peliagudo tema.

Con este argumento arranca 'Masters of Sex', que ya ha sido comparada con otras como 'Mad Men' (era inevitable), no solo por la época en la que se desarrolla, sino porque ambas van a tocar de una u otra manera la liberación de la mujer, más en lo sexual, claro está, si hablamos de la serie que nos trae hoy al blog, aunque también en lo laboral, familiar y social en general. La serie arranca sin dejar muchas dudas: es de esas que desde el principio convence, por guion, ambientación y actores. El papel de Masters lo interpreta Michael Sheen, el Tony Blair de 'The Queen', y el de Virginia Johnson Lizzy Caplan ('True Blood'). Entre los secuncarios, los más conocidos son Teddy Sears ('666 Park Avenue', 'The Defenders') y sobre todo Beau Bridges ('Stargate').

Se nos hace difícil pensar que no hace demasiado tiempo, lo que ahora nos puede parecer de lo más normal era un tabú reservado, y ni siquiera, a las conversaciones de alcoba. La serie nos enseña cómo se veía el sexo en esos años, o más bien, cómo no se veía. La ciencia y el sexo pertenecían a mundos distintos. Entre otros, fue Masters quien abrió los ojos a los nortemaricanos de los sesenta, siguiendo los pasos de Kinsey (del que vimos una peli con Liam Neeson de prota), quien puso sobre la mesa algo que todo el mundo quería esconder debajo de las sábanas. Y no fue fácil.

'Masters of Sex' ha empezado con fuerza. Como adelantaba, fue renovada a los pocos capítulos de su comienzo, y ya le ha dado una tercera temporada. Por lo pronto, el duelo interpretativo entre el tímido Masters y la morbosilla Virginia ya está dando juego, igual que el choque del prota con el mundo del sexo con profesionales del ramo.

Os dejo con el tráiler. Ya me diréis qué os parece. 



Y añado su curiosa entrada:



(Entrada Actualizada: 20/08/2014).