Google+ Críticas en Serie: Hijos del Tercer Reich

domingo, septiembre 22

Hijos del Tercer Reich

Sobre la 2GM hemos visto casi todo, y casi todo contado por el bando ganador. Es normal. Más cuando la industria del cine y la televisión tiene su meca en los USA. Pero hay más que contar. Aquí los protagonistas son un grupo de amigos alemanes que viven el conflicto de diferente forma, pero todos de lleno. La visión es enriquecedora, aunque no haya gustado a todos los implicados en la guerra.

Unsere Mütter, unsere Väter
2013

La traducción literal vendría a ser "Nuestras madres, nuestros padres". A la pequeña pantalla española ha llegado como 'Hijos del Tercer Reich'.

La guerra ya está en marcha cuando entramos en la historia de estos cinco amigos. Y será la guerra quien los separe, aunque por su puesto se prometan que volverán a verse pronto.

Uno de ellos, Viktor, es judío. Los otros dos, hermanos, soldados, Wilhelm y Friedhelm Winter. Una de las chicas, Charly, enfermera voluntaria en el frente. La otra, Greta, cantante. A través de sus ojos vemos la guerra y sus efectos en el bando alemán: en el frente ruso, de mano de los hermanos Winter y Charlotte; en la ciudad, con Greta sobreviviendo a su manera; y con Viktor, en la huida. Firedhelm hace de narrador en off durante varios momentos de la serie.

A lo largo de los tres capítulos, de hora y media cada uno, recorremos con los protagonistas la guerra desde el 41 hasta el 45. La evolución del conflicto corre pareja a la de los personajes, que parten con ideas bastante claras de a lo que se van a enfrentar pero que van cambiando, inevitablemente.

Acostumbrados a ver la Segunda Guerra Mundial a través de los ojos de los ganadores, esta serie amplía la gama de matices. No es una serie contada por nazis, aclaro (probablemente algo así ni siquiera se emitiría por considerarse apología del nazismo). No es el punto de vista del nazi perdedor, sino del alemán crítico que cuenta la historia cuando hemos llegado a un punto en la Historia en el que algo así se puede hacer.

Habrá quien siga pensando que en la Alemania nazi todos pensaban igual que su líder, o que todo el mundo era consciente de lo que realmente estaba pasando. La realidad siempre es más compleja de lo que creemos. En 'Hijos del Tercer Reich' conocemos al alemán nazi convencido de su misión, al soldado que está porque es su obligación pero que no quiere estar allí, a los que siguen órdenes sean cuales sean, al cruel y al compasivo, al patriota, a los críticos aunque eso les cueste todo, al nazi que mágicamente deja de serlo cuando se acerca la derrota, al judío alemán que confía en su gobierno, al que tiene los ojos abiertos desde el principio, a los polacos que también odian a los judíos, a los traidores que de pronto son héroes, y a los héroes que se van convirtiendo en traidores a los ojos de los suyos.

La serie ha tenido una acogida llena de críticas, positivas y negativas. Las negativas han venido sobre todo por el lado polaco y ruso, que acusan a la serie de haber distorsionado la historia, incluso de humanizar a los nazis. Los especialistas destacan los errores históricos, que los habrá, sin duda.

Aparte de los comentarios a favor y en contra, las reacciones por el retrato que se da de unos y otros, que son lógicos y esperados, la historia de los cinco amigos, de sus recorridos vitales, su camino desde la despedida feliz en 1941 hasta el final de la guerra, es realmente emocionante. La relación de los dos hermanos, la evolución del personaje de Wilhelm, que es uno de los más potentes de la serie, la ceguera de muchos, el autoengaño, la desesperación... La serie es dura, como no podía ser de otra manera. Está llena de imágenes difíciles de ver, de experiencias vitales que no se alejarán mucho de las vividas por miles de personas a lo largo de esos años.

En lo bélico es realmente atractiva. Se nota que no han escatimado en gastos (unos 14 millones de euros). Las escenas de combate, sin llegar al preciosismo de las que vimos en 'Band of Brothers', están muy cuidadas. Las escenas de combate son realmente creíbles. Casi es como si estuviéramos allí, en medio del conflicto.

'Hijos del Tercer Reich', con todos los defectos que se le puedan sacar, merece mucho la pena y la recomiendo sin dudarlo a los lectores del blog. Ya estáis tardando...