Google+ Críticas en Serie: Ray Donovan

jueves, julio 18

Ray Donovan

Que tras la emisión del tercer capítulo la cadena renueve la serie para una segunda temporada puede ser buena señal. O todo lo contrario. O sea, que no significa nada. Bueno, sí, que Showtime quiere transmitir que confía en la serie, en su creadora, Ann Biderman, que viene de cerrar una de mis series favoritas, 'Southland', y en sus actores, que como mínimo son buenos. Tras unas dudas a mitad de camino, he terminado devorando la primera temporada. No os la perdáis. La cadena ya la ha renovado para una tercera temporada.

Ray Donovan
2013-

Los hermanos Donovan llevan el apellido de su padre, Micky, que se ha pasado los últimos veinte años en la cárcel y ahora sale en libertad. No es un padre querido, sobre todo por Ray. Ray parece ser el más cuerdo de los tres hermanos. El menos dañado al menos. Los otros dos trabajan en el gimnasio de la familia. Es el típico gimnasio cutre, como el de 'Lights Out'. Bunchy es el hermano más tocado psicológicamente. De pequeño un cura católico abusó de él y desde entonces... en fin. Terry se quedó físicamente mal, suponemos que por recibir tanto golpe sobre el ring. Es un bruto tímido entrañable. Y luego está Ray.

Ray es el que ha seguido un camino distinto, el que ha roto la inercia de los Donovan. Aparentemente. Cuida de sus hermanos como puede pero no participa del negocio familiar. Su trabajo le ha llevado a tener una casa en un barrio pijo. Está casado, tiene una hija y un hijo... Es el más normal. Aunque su trabajo no lo es tanto. Ray se dedica a proteger a ricos y famosos, normalmente de sí mismos. Es un Señor Lobo para gente con pasta (para quien no conozca a este personaje, ya va tocando ver 'Pulp Fiction'), y a veces se tiene que enfangar más de la cuenta. El curioso trabajo de Ray, la relación sus hermanos, con su mujer y, sobre todo, con su padre, es hasta ahora la trama, tranquila y tensa al mismo tiempo, que se desarrolla en 'Ray Donovan'. El drama familiar acabará por convertirse en la historia que tira de la serie.

A la hora de hablar de nombres, el primero, sin duda es el del actor que interpreta al padre. Micky es John Voight, alias 'Cowboy de medianoche', alias "Tengo un oscar por 'El regreso' y además mi hija se llama Angelina Jolie". Su personaje hasta ahora es lo mejor de la serie, odioso pero interesante. A Ray lo interpreta un eterno segundón, Liev Shreiber ('Everything is illuminated'), y a su mujer, Abby, una gran secundaria, Paula Malcomson ('Caprica', 'Sons of Anarchy', 'Deadwood'). A Bunchy lo encarna Dash Mihok ('El lado bueno de las cosas') y a Terry Eddie Marsan ('Vera Drake', 'Happy: un cuento sobre la felicidad').

Fuera de la familia tenemos como jefecillo de Ray a Lee Drexler, el papel de un ex 'House', Peter Jacobson; este personaje irá perdiendo minutos en la serie; y como amigo-cliente, a Ezra, interpretado por Elliott Gould (entre sus mil papeles, no olvidemos que fue el padre de los hermanos Geller en 'Friends').

Como veis, la lista de actores no está nada mal. La creadora y guionista viene de firmar una muy buena serie. Los personajes tienen un bagaje que puede dar mucho juego y lo que no se nos ha contado todavía sobre ellos puede dar mucho más. No obstante, la primera impresión fue de estar ante una serie pretenciosa, muy impostada y poco creíble. Quizá es porque todavía no me había empapado de ella, porque no me habían llegado sus personajes, o no me convencía su protagonista silencioso, que es de esos que lleva la procesión por dentro hasta que explotan. Quizá es porque a veces parece demasiado poco natural. No lo sé. Para salir de dudas, tras un parón, seguí con ella y me convenció del todo: es una serie para disfrutar, con personajes de peso y grandes escenas.

Ya me diréis qué os parece.

 

(Entrada Actualizada: 20/08/2014).