Google+ Críticas en Serie: Orange is the New Black

sábado, julio 27

Orange is the New Black

Netflix está de moda. Su plan para arrasar soltándonos las temporadas de sus series del tirón está surtiendo efecto. Eso y que le están saliendo, salvo alguna excepción, bien cocinadas. En esta ocasión ha sido la creadora de 'Weeds' la elegida para sacar adelante esta nueva serie carcelaria de chicas peligrosas con una excriminal aficionada como protagonista, el pez fuera del agua que tiene que sobrevivir en prisión. La serie ya ha sido renovada hasta una séptima temporada.

Orange is the New Black
2013-

Piper Chapman tiene una empresa de jabones artesanales con su amiga Polly, un novio muy majo, Larry, con el que planea casarse y, en fin, un futuro común y corriente. Pero no siempre fue así. Piper tuvo sus años locos. Diez años atrás se lió con una narcotraficante para la que acabó pasando unos miles de dólares en una maleta en el aeropuerto. Aquello quedó como una anécdota del pasado. La nueva Piper sentó cabeza y se dispuso a ser una chica de lo más normal. El problema es que pasado todo ese tiempo, la policía atrapó a los narcos, alguien se fue de la lengua y ahora Piper tendrá que pasar 15 meses entre rejas.

Este es el planteamiento inicial de 'Orange is the New Black', la nueva creación de Jenji Kohan y la cadena Netflix, y les ha salido bastante bien. Las series carcelarias suelen ser muy masculinas. A todos se nos vienen a la cabeza unas cuantas. Una cárcel de mujeres es terreno desconocido, tanto para el espectador como para la pobre Piper, que se encuentra rodeada de una caterva de delincuentes de todo tipo, cada una con una historia que iremos conociendo al más puro estilo 'Lost': en cada capítulo, el presente se alternará con el pasado de Piper y la historia de una de sus compañeras de prisión con unos flash-backs que irán dándole fondo a los personajes con los que tiene que convivir la nueva reclusa. También conoceremos a los funcionarios, la autoridad en la cárcel, que son de lo más variado y entre los que hay algún personaje curioso.

Paro un momento para hablar de los actores. El más conocido es el novio, Jason Biggs, sobre todo por la serie de películas 'American Pie' y por su papel protagonista en la peli de Woody Allen 'Anything Else'. El papel de Piper lo encarna Taylor Schilling, que viene de la serie 'Mercy' donde también estuvo la cocinera de la cárcel, Red, interpretada por Kate Mulgrew. De 'Weeds' la creadora se trajo al extraño jefe de seguridad, Sam Healy, Michael Herney ('Persons Unknown') en la vida real; y al funcionario odioso a la vez que divertido George Mendez, interpretado por Pablo Schreiber ('Lights Out', 'The Wire').

El día a día de Piper (Chapman en la cárcel), el proceso de integración en un mundo tan alejado del suyo, su relación más o menos difícil con sus compañeras, la distancia que inevitablemente va creciendo con la gente de fuera (su novio, su madre, su amiga), las historias pasadas de las presidiarias que explican por qué están ahora en la cárcel... todo esto hace esta serie interesante. Es cierto que se puede decir que la dureza de la cárcel se muestra con pinceladas, que se ve más lo positivo que lo negativo, y lo negativo se suaviza o se muestra de refilón. Pero no se oculta. La chica que cambia sexo por favores con el funcionario, la violencia, que también la hay, las venganzas, odios y amores, las tribus que se llevan a matar... todo eso está en 'Orange is the New Black' pero no lo vemos tanto como en otras series del género en las que la violencia, la droga o las luchas por el poder son el eje principal de sus tramas.

De hecho, en la serie la situación dramática en la que el personaje y sus compañeras de prisión se encuentran no lo es todo. Es algo natural en este tipo de situaciones que la vida allí se acabe convirtiendo en algo normal y hay tiempo para el humor, el buen rollo, el compañerismo y hasta para el amor. A todo se acaba acostumbrando uno, podríamos decir, y cuando el proceso de adaptación ha terminado hay sitio para tener una vida, entre rejas, sí, pero una vida.

Es una serie para chicas, diréis. Sí, puede ser, pero no es una serie vetada a los chicos. Que conste. Como pincelada sirva lo dicho y el trailer que os dejo aquí abajo. Una serie para pasar un buen rato, renovada para una segunda temporada antes incluso de ser estrenada. Ya me diréis si os gusta.