Google+ Críticas en Serie: Top of the Lake

viernes, abril 19

Top of the Lake

Hoy toca miniserie, una producción norteamericana, británica y australiana rodada en Nueva Zelanda, más anglosajona imposible, que tiene de prota a Elisabeth Moss (la Peggy Olson de 'Mad Men'), con muy buenos actores haciéndole los coros. 'Top of the Lake' es un drama policiaco que se desarrolla en un pueblo en el que la ley funciona sólo a veces y cuyos habitantes están todos un poco mal de la cabeza. Es normal que la protagonista decidiera irse de allí cuando tuvo la oportunidad. Y si no ya me diréis. La serie tendrá segunda temporada.
2013-

Robin Griffin se fue del pueblo hace años. Acabó en Sidney trabajando de detective. Ahora vuelve a sus orígenes por razones personales y se encuentra colaborando con la policía en el caso de una niña, Tui, que... bueno, ya lo veréis. En el pueblo se encuentra con un montón de recuerdos oscuros, una madre enferma, un antiguo novio y un cuerpo de policía bastante poco colaborativo aunque el comisario parece majo, Al Parker, interpretado por David Wenham.

Junto a Moss ('El Ala Oeste' 'Mad Men'), nos encontramos con un grande, Peter Mullan ('The Fear'), que interpreta a Matt Mitchan, el padre de la niña Tui. Este personaje es uno de los atractivos de la serie. Es un tío chungo, con muchos tornillos sueltos, con mucho que ocultar, sobre todo malo. Es violento, controlador, y a veces hasta da miedo. A la zona llega el personaje de Holly Hunter ('El Piano', 'La Tapadera'), GJ, que está completamente irreconocible, por cierto. Esta mujer es algo así como una gurú para mujeres maltratadas, que se trae a su grupo de apoyo y se instala junto al lago en un campamento temporal. Ella y sus pacientes son las intrusas en el lugar, aunque Robin, a pesar de ser de allí, casi parece más extraña, más fuera de lugar.

En el pueblo de Laketop todo sucede despacio, con ese ritmo que sólo se da en ese tipo de poblaciones que parecen estar fuera del mundo. Allí nos encontramos con esa calma incómoda que a veces pone de los nervios al que ve la serie, muy del estilo escandinavo aunque sin la atmósfera lluviosa y gris de producciones como 'The Killing'. Durante los siete capítulos que dura 'Top of the Lake' la historia de Robin y de su pasado, de Tui y su familia, del crimen, se va amasando poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Es un drama por goteo que desemboca en un último capítulo de esos que te dejan sin habla.

La serie fue proyectada en el Festival de Sundance y en el de Berlín, y gustó. Son buenas referencias. También que su guionista es Jane Campion, la guionista de 'El Piano'. Se le pueden dar muchas vueltas pero quizá lo mejor es simplemente disfrutarla. La crítica le da cancha y yo la recomiendo, aunque sea de esas historias que acaban doliendo.

Aunque ya la daba por perdida, la cadena la ha renovado para una segunda temporada. Más vale tarde que nunca.


(Entrada Actualizada: 15/10/2014)