Google+ Críticas en Serie: In the Flesh

sábado, abril 6

In the Flesh

La reciente moda zombie, que se solapa con la eterna moda vampírica, está consiguiendo que los guionistas se estrujen el cerebro más de lo habitual. Tanto, que están llegando series realmente sorprendentes. El paso que dio 'The Walking Dead' al traer a los muertos vivientes a la tele (como atrezzo móvil) ha sido varias veces superado por sus primos europeos con la exquisita 'Les Revenants' y con la británica que traemos al blog, que ya ha emitido su segunda temporada, que finalmete fue la última.

In the Flesh
2013-2015

La historia empieza tras la barbarie zombie. Durante cuatro años, los muertos se han dedicado a matar a los vivos y a comerse sus cerebros. Ahora, la ciencia ha dado con la cura (o algo así) y los que antes se arrastraban putrefactos en busca de su siguiente víctima vuelven a casa con su familia, a sus pueblos de origen donde todavía los odian por lo que ha hecho.

Este es el planteamiento incial de 'In the Flesh'. Es como si empezáramos en un hipotético final de 'The Walking Dead' en el que los zombies han sido minoría (y no contagiaban su mal al morder a sus vecinos), y alguien ha dado con la forma de devolverles parte de su humanidad.

El PDS (Partially Deceased Syndrome) se puede controlar. La medicación les quita su locura zombie y les ayuda a recuperar sus recuerdos. Son parte de lo que fueron en sus maltrechos cuerpos muertos. Eternamente conscientes de haber sido zombies, de haber matado gente, a veces amigos,... y de habérselos comido.

La serie se centra en un pueblo ficticio, Roarton, uno de los más beligerantes contra los "pútridos", como los llaman ellos. El primero en volver a su casa es el prota, Kieren Walker (sí, el apellido parece de coña). Luego irán apareciendo otros, cada uno con su drama, aunque por ahora nunca tan duro como el del propio Kieren. En el pueblo estarán esperando sus padres y la hermana, Jem, que ha vivido el drama desde el otro lado: perdió un hermano, se dedicó a cazar zombies y ahora lo tiene que recibir en casa.

Hay, que yo sepa, pocos nombres conocidos en la serie. Por supuesto, son los personajes adultos los que han tenido más recorrido, como el actor que interpreta al pastor Oddie (odioso), Kenneth Cranham ('Rome'). Luke Newberry interpreta al prota; y a resto los vamos a dejar para otro día, que no los conoce ni sus primas de Manchester.

La serie es dramática pero encuentra la forma de sacarte alguna sonrisa. Hay personajes ridículos, bobos, bromas bien colocadas que se podrían dar en la realidad. No es un humor forzado. El justo para alternarlo con la situaciones duras que se pueden dar en un mundo que ha pasado por lo que ha pasado. Es drama, pero no dramatiza, no se regodea en ello. No es necesario. Y de la mezcla de todo sale algo positivo, optimista, aunque haya obstáculos que salvar. Y todo esto lo digo después de ver tres capítulos nada más. Como siempre, lo que venga de ahora en adelante puede hacerme arrepentir de lo dicho. Ya lo iremos viendo. Por ahora es muy recomendable.

Como decía más arriba, la moda zombie entró fuerte con 'The Walking Dead' y su mundo post-apocalíptico.  Parecía difícil sacar más de un ser tan limitado como es un zombie. En la serie norteamericana los walkers forman parte del escenario, son la amenaza, lo que todos llegarán a ser en algún momento, pero los protagonistas son los vivos. En 'Les Revenants', aunque los protas son muertos que han vuelto, no encajan demasiado con el perfil de zombie, al menos en la primera temporada. En 'In the Flesh' sí que le dan una vuelca de tuerca al personaje. El zombie recuperado de su mal no existía, y ahora tiene su propia serie.

Una idea genial que, en mi opinión, hasta ahora me está sorprendiendo y dejando con ganas de más tras cada capítulo. La cadena, tras demasiada espera, la renovó para una segunda temporada. En mi opinión, fue una tanda de episodios bastante más floja que la primera. Si llega a haber tercera temporada, habrá que ver si logran elevar de nuevo el nivel porque tras la segunda, se te quitan las ganas de seguir con ella.



(Entrada Actualizada: 07/12/2016.)