Google+ Críticas en Serie: Utopia

sábado, marzo 2

Utopia

La conspiración como centro de la trama casi conforma por sí misma un género. Grandes corporaciones, gobiernos en la sombra, intereses ocultos, fines que quieren justificar los medios. 'Utopia' es todo eso, y un grupo variopinto de conspiranoicos que se encuentra jugando en una liga que les queda grande. Esta miniserie británica mezcla conspiración con violencia y con buenos momentos estéticos, aunque conforme pasan los capítulos se va desinflando. Consiguió una segunda temporada pero no una tercera. David Fincher prepara un remake en los USA.

2013-2014

El fenómeno conspiranoico ha llegado a la tele británica. No es difícil encontrar hurgando por internet webs de gente que piensa que casi todo es un montaje de las grandes corporaciones y gobiernos para tenernos comiendo de su mano. Desde el "falso" viaje a la Luna, pasando por las pandemias inventadas para vender medicamentos hasta las muertes simuladas de políticos o artistas que realmente están vivos y disfrutan de una jubilación anticipada en paradisiacas islas tropicales. 

En 'Utopia' nos encontramos con un grupo de personas de lo más extraño, por lo variado. Un informático, una chica raruna, un gamberrillo, un friqui (el arquetipo de conspiranoico), y una tía pirada. Los miembros de este grupo tienen en común su interés por Utopia, un extraño compendio de ilustraciones supuestamente dibujadas por un loco, de las que se pueden sacar mil interpretaciones, a cual peor. Estos dibujos se convierten en el objeto del deseo de este peculiar grupo, y no sólo de ellos, claro. Y ahí empieza el lío. 

Las caras más conocidas son las de un secundario del bando de los malos, Letts, interpretado por Stephen Rea ('The Shadow Line', 'V de Vendetta', 'Juego de lágrimas'), la de uno de los protas, Ian, el papel del ex 'Misfits' Nathan Stewart.Jarret, y el personaje de la espía británica, Milner, encarnado por Geraldine James ('Little Britain', y la Mrs Hudson de 'Sherlock Holmes'). El personaje más atractivo de la serie es el de Arby (Neil Maskell), un sicario de lo más extraño y una de las razones para seguir viendo la serie cuando empieza a flojear.

'Utopia' empieza con mucho ritmo y engancha. La idea es buena y los personajes son atractivos. La violencia cruda, directa, llama a la atención. Visualmente es impactante. La curiosidad por saber qué está pasando hace que te mantengas viéndola, a pesar de que capítulo a capítulo (son seis) la serie se va desinflando poco a poco. Se deshace. Pierde fondo y se queda en la forma. 

Si tenéis un rato, echadle un vistazo, aunque sólo sea por conocer a Arby y ver unas cuantas muertes sin sentido. Ya me contaréis qué tal. El final de la segunda y última temporada queda abierto, así es que solo nos queda esperar que la versión americana dirigida por David Fincher tenga una mayor continuidad.



(Entrada Actualizada: 09/10/2014)