Google+ Críticas en Serie: Banshee

viernes, febrero 1

Banshee

Si lo produce Alan Ball probablemente sea algo, de primeras, interesante. Además, puede que a sus creadores se les cruce algún cable y el guion tienda a ser loco, violento, lleno de personajes pintorescos, de malos exagerados, de protagonistas fuera de lo común... 'Banshee' cumple con todos los requisitos exigibles para lucir el sello Alan Ball. Después de una gran primera temporada y una tercera memorable, la serie cerró sus puertas con una cuarta temporada más breve pero redonda.

Banshee
2013-2016

Un ladrón que se hace pasar por poli, un amish que renunció a sus creencias para ser mafioso, una mujer que oculta un pasado como criminal y que ahora es una madre y esposa ejemplar, un ruso con muy mala leche, unos diamantes, una reserva india que quiere ganar dinero, un exboxeador y exconvicto que regenta un bar... En fin, suena a una peli estilo 'Snatch', a un guion lleno de personajes secundarios que son algo más que secundarios, a mucho peligro, violencia, sexo, más violencia... Son Alan Ball y sus amigos llevando al límite y más allá su idea de cómo se debe contar una historia. Sigo dando pistas.

Banshee es un pueblo (ficticio) situado en Pensylvania. Banshee también es una figura mitológica celta, una mujer que se le aparece a alguien dando gritos espantosos para anunciarle la muerte de un ser querido. Curiosa elección. A ese pueblo perdido llega el prota, Lucas Hood, que ha pasado los últimos quince años en la cárcel. Va en busca de su novia y pareja criminal, y de su parte del botín, y por carambolas de la vida... acaba haciéndose pasar por el nuevo sheriff del lugar.

El actor que interpreta al ladrón/sheriff/ahostiador-de-peña es Antony Starr, un actor conocido en la tele australiana (es neozelandés), y aquí nada. Su ex es Anastasia (Carrie para su nueva familia), que en la vida real es Ivana Milicevic (bosnia). El nuevo sheriff se gana pronto un enemigo local, el amish jefe de la mafia, Kai Proctor, interpretado por es un actor danés al que pudimos ver en la genial 'Festen'. De su pasado criminal se trae otro enemigo, un ruso conocido como Mr. Rabbit (telita), encarnado por el actor inglés Ben Cross ('Carros de fuego'). Además de Cross, una de las caras más conocidas en 'Banshee' es la del dueño del bar y exboxeador, Sugar Bates, encarnado por Frankie Faison, un ilustre miembro de la gran 'The Wire', que es uno de los pocos amigos de Hood en el pueblo. Y por último menciono al personaje 100% Made in AlanBallandia, el pirata informático-reinona amigo del prota, Job, interpretado por Hoon Lee (a la derecha).

La serie empezó fuerte, bajó algo el nivel en la segunda temporada y pegó un subidón increíble en la tercera. Como anunciaba al comienzo, ya ha sido renovada para una cuarta temporada, que será más corta (ocho capítulos), y veremos más mamporrazos, peleas imposibles, secundarios casi de cómic y modelos de pasarela dando hostiacas como el que más.

'Banshee' se ha convertido en mi serie catarsis. No hay nada ya que pueda estresarme en la vida. Si estoy un poco fuera de tono, un capítulo de esta serie me vuelve a poner las pilas con solo un par de escenas. Dadle una oportunidad.

Final perfecto
La cuarta y última temporada, más breve (ocho capítulos), fue redonda. La combinación perfecta del espíritu de 'Banshee' para cerrar el círculo. Ojalá otras series supieran como esta acabar tan bien y antes de volverse cansinas.
   
(Entrada Actualizada: 22/05/2016.)