Google+ Críticas en Serie: Miranda

jueves, diciembre 20

Miranda

Ya tocaba comedia, y el turno es para una rareza británica que nos recuerda a series de otros tiempos (risas enlatadas, miradas a cámara) pero que no deja de provocar la risa. Miranda es única. Es una mujer entre un millón. Una Bridget Jones con gracia, gigantesca y poco femenina, que no puede evitar cantar en las entrevistas de trabajo ni decir siempre lo primero que se le viene a la cabeza. La serie es obra de la propia Miranda Hart, y se ha ganado un lugar de honor en este mi humilde blog. La serie finalizará la navidad de 2014 con un doble episodio navideño.

Miranda
2009-2014

Miranda es soltera, para pesar de su madre, Penny, que está deseando encontrarle marido. La niña, que tiene ya 34 años, regenta una tienda de artículos de broma con su amiga y encargada, Stevie, y no se come un colín. La verdad es que es poco agraciada, es gigante, desgarbada y tiene un pelo que no parece humano. Además, le cuesta relacionarse con la gente: siempre acaba rompiendo algo, diciendo algo fuera de lugar o tirada por los suelos. Gary es un amigo de hace años que ha vuelto a la ciudad y trabaja justo al lado de su tienda. Es un guaperas, y Miranda lo quiere para ella. Pero no es fácil... ¿Estoy espoileando demasiado? No os creáis. Todo esto lo sabemos a los pocos minutos de ver el primer capítulo, y en esta serie lo importante no es la historia, si no los puntos de Miranda, su verborrea incansable y sus miles de torpezas.

Miranda Hart ya era una actriz televisiva con recorrido cuando se puso a escribir los guiones de su serie. Incluso ahora, con su serie en marcha, sigue participando en otras producciones pero seguro que será conocida por hacer de Miranda, un personaje inolvidable. En el papel de Gary está Tom Ellis, al que vimos en 'The Fades'.

Como en otras sitcoms, quizá más en esta, el protagonista busca en el espectador a un cómplice al que le cuenta su vida. Miranda habla directamente a la cámara cuando quiere hacer algún comentario que nadie más debe oír: se sincera con la audiencia y también recurre a ella para burlarse de otros personajes y compartir sus bromas. El repertorio de caretos de Miranda es infinito y su facilidad para caerse es de récord Guiness.

La serie es retro se mire por donde se mire. El aspecto de los personajes (esos peinados medio ochenteros), sus actuaciones exageradas y, claro, la manera que tienen de despedir cada capítulo (se salen del personaje para saludar mientras se sobreimpresiona en pantalla el nombre del actor o actriz) son parte del guiño continuo que la serie hace a otras producciones muy del pasado.

Ya sabéis lo poco dado que soy a las comedias. La mayoría me acaban cansando y sólo he sido fiel a unas pocas que ofrecen muy distintos tipos de humor ('The Office', 'Louie', 'Community'). 'Miranda' tiene todas las papeletas para unirse al grupo de las imprescindibles.

Os dejo el trailer de la segunda temporada como botón de muestra. Ya me diréis qué os parece.

La serie finalizará estas navidades con un doble episodio.



(Entrada Actualizada: 01/11/2014)