Google+ Críticas en Serie: Last Resort

jueves, noviembre 1

Last Resort

Después de dos fracasos recientes, 'Terriers' y 'The Chicago Code', Shawn Ryan vuelve a intentarlo con una serie que mezcla géneros y trata de llevar a la pequeña pantalla una historia más propia del cine que de la televisión. Es una apuesta arriesgada: un submarino nuclear de los USA y su tripulación contravienen una orden de ataque de dudoso origen, y se arma la gorda. Su propio país los persigue pero ellos se atrincheran en una isla del Índico. Y tan arriesgada es la apuesta que la cadena la terminó cancelando, aunque al menos le dieron un final cerrado a la historia.

Last Resort
2012-RIP

El amigo Shawn Ryan dio el campanazo en su día con 'The Shield' y con 'The Unit'. Por estas series se le conoce, y por el éxito relativo posterior de 'Lie to Me'. Luego llegaron sus dos últimos intentos fallidos (aunque las series no son malas, ni de lejos), 'Terriers' y 'The Chicago Code'. Ahora vuelve apostando fuerte, arriesgando, con una idea estilo Tom Clancy, cuyos lectores seguro que agradecen.

Películas y libros con esta temática o similar hemos visto alguno que otro. 'La caza del Octubre Rojo' es la primera que se nos viene a la mente. En 'Last Resort' el submarino USS Colorado huye tras desobedecer una discutible orden de ataque y pasa a ser objetivo de su propio país. Mientras encuentran la manera de arreglar esta situación (o morir bajo el fuego de los barcos estadounidenses) se refugian en una isla en la que encuentran amigos y enemigos.

La trama militar se hace política, se convierte en una conspiración que viene de las altas esferas; la tripulación del submarino tiene sus propias historias personales, así como los habitantes de la isla donde el submarino se refugia, Sainte Marina (una colonia francesa ficticia en el Índico); de esta manera la serie crece, siempre con la conspiración que todavía desconocemos como historia central, que se va abriendo paso tanto en la isla como en los despachos norteamericanos donde se toman las decisiones.

En el USS Colorado los papeles protagonistas son para el capitán Marcus Chaplin y sus oficiales. Andre Braugher ('Thief', 'Hack', 'Man of a Certain Age') es quien interpreta al capitán. A su lado está segundo de abordo, Sam Kendal, el papel de Scott Speedman ('Felicity', 'Mi vida sin mí', 'Underworld'). La chica del submarino es la teniente Grace Shepard, a la que da rostro Daisy Betts ('Persons Unknown'). El personaje antipático del submarino, un marino quemado, es Joseph Prosser, interpretado por el mítico Robert Patrick (el T-1000 de 'Terminator 2', claro, Dogget en 'Expediente X', quien trabajó con Ryan en 'The Unit'). En la isla nos encontramos con Dichen Lachman ('Dollhouse') en el papel de Tani, la dueña del bar del pueblo. Y en los USA, en la distancia pero muy implicada en la historia, está Kylie Sinclair, el papel de Autumn Reeser ('OC', 'Los increíbles Powell'). Y la lista no acaba aquí, ya que la serie está cargadita de personajes más o menos importantes pero que van sumándose a la cada vez más compleja historia de este submarino y su tripulación.

La mezcla de acción, política, conspiración, dramas personales y buenos efectos especiales (no nos olvidemos de estos últimos, que están bastante bien) hacen de 'Last Resort' un cóctel interesante y arriesgado. Sobre todo esto último, ya que series así, con tantos personajes, escenarios, subgéneros, suelen tenerlo difícil para sobrevivir en las parrillas televisivas. El público suele preferir algo más sencillo, más manejable. Veremos si la apuesta de Ryan y la ABC es finalmente acertada. Yo espero que sí.

Cancelación
Las audiencias no perdonan y la racha de Ryan no es nada buena. La cadena canceló la serie e irá al baúl de las que no pasan de su primera temporada, aunque tuvo un final cerrado.