Google+ Críticas en Serie: Hunted

sábado, noviembre 10

Hunted

Después de despedirnos de la mítica 'Spooks' tras disfrutar sus diez temporadas de puro espionaje británico, se echaba en falta una serie del género. Mucho antes nos dejó 'Alias'. Ahora toca ver la historia de una espía del sector privado y la trama en la que se ve inmersa. Adictiva como pocas, 'Hunted', se desarrolla en ocho episodios. La BBC no la he renovado pero la cadena americana Cinemax seguirá con ella y ya planea una segunda temporada.

Hunted
2012

Sam Hunter es una espía que trabaja para Byzantium, una empresa privada de esas que lo mismo ofrecen sus servicios al sector público como al privado, y que bordean, cuando no traspasan, los límites de la legalidad. La serie comienza en plena misión de esta espía y sus colegas en Tánger. Parece que todo va bien cuando alguien la traiciona y... Un año después, Sam, dada por desaparecida, vuelve a su empresa con la intención de descubrir quién es el culpable de esa traición, al mismo tiempo que se ve trabajando en una misión muy complicada (no digo más) y, para rematar, teniendo que lidiar con los recuerdos de infancia del asesinato de su madre. Telita.

Para empezar, referencias, que no son malas: la serie viene firmada por Frank Spotnitz, productor y guionista de 'Expediente X' y 'Strike Back'. Y la plantilla tampoco está nada mal: Sam es Melissa George, una conocida de casi todos por su papel en 'Alias' y por su gran trabajo en 'In Treatment', por el que obtuvo una nominación a los Globos de Oro. Hay más caras conocidas. De superjefe de Byzantium, Keel, tenemos a un conocido de 'Juego de Tronos', Stephen Dillane; de jefe directo de Sam, Deacon, al mítico Mr. Eko de 'Lost' (también lo vimos en 'Oz'); y a Indira Varma, que nos encandiló en 'Roma' y que pudimos volver a ver en 'Luther' y en 'Silk', ahora la encontramos trabajando para el MI6. El chico de la serie (si hay una ella tiene que haber un él) es Aidan March, interpretado por Adam Rayner ('Hawthorne').

La serie engancha desde el principio. La combinación de acción, intriga, conspiración y venganza más el personaje complejo de la protagonista es una bomba. Es de esas series que gusta ver de un tirón porque la trama es realmente adictiva y te deja siempre con ganas de más. Multinacionales poderosas que manejan el mundo a su antojo, espías que se venden al enemigo, matones sin piedad y toneladas de intereses enfrentados, y esta mujer, en medio del lío, sin saber en quién confiar pero con un objetivo bien claro: cueste lo que cueste encontrará a su traidor. O morirá en el intento.

En fin, creo que está todo dicho. Una recomendación de un servidor para quien guste. Os dejo el tráiler (que dice mucho, por cierto).