Google+ Críticas en Serie: Revolution

sábado, octubre 27

Revolution

Como casi cada año, salta a las pantallas una serie de ficción más o menos futurista con la intención de atraparnos en sus redes. Lo fácil es que no sea así. 'Terra Nova' y 'Falling Skies' son los últimos intentos, mejor el segundo que el primero, pero siempre amigos de la cutrez. Ahora llega 'Revolution', de mano del cada vez menos solvente JJ Abrams para confirmarnos que no estamos en el buen camino (¿o sí?). A pesar de todo, fue renovada para una segunda temporada, pero no consiguió pasar de ahí.

Revolution
2012-2014

A quién no le gusta una historia postapocalíptica. En el cine hemos tenido muchas, buenas y malas. La mítica saga 'Mad Max', la penosa 'Waterworld', la distópica 'La fuga de Logan', la revisitada 'Soy leyenda' o la gran adaptación de 'La carretera'. En la tele no hemos tenido tanta suerte, o ninguna, más bien.

En este nuevo intento por mirar al futuro y ponerlo todo muy negro, 'Revolution' nos plantea una cuestión que a todos se nos viene a la cabeza: ¿cómo sería este mundo sin electricidad? Y cuando hablamos de falta de electricidad la cuestión no se queda ahí, porque casi todas nuestras comodidades actuales dependen en menor o mayor medida del almacenamiento de este bien casi mágico. Sin corriente eléctrica todo vuelve a ser manual, mecánico... medieval. Y así se encuentra el mundo después de quince años sin electricidad. Las ciudades casi se han vaciado. El campo vuelve a ganar protagonismo en la vida de la gente. Todo el mundo es hippie, ecológico y huele a chotuno... por obligación. Y sin electricidad llega el caos (porque sí). Los gobiernos caen y vuelven los caciques armados con sus miniejércitos a caballo a ejercer el monopolio de la fuerza.

Así está la cosa en el futuro chungo de 'Revolution'. ¿Pero cómo se llegó a este punto? ¿Por qué desapareció la electricidad? (Algo que físicamente tiene poca o ninguna explicación.) ¿Y puede volver? ¿Alguien sabe cómo hacer que vuelva? Y si se puede conseguir, ¿la podrían controlar unos pocos, los poderosos, para seguir dominando al resto? Estas cuestiones son el meollo de la trama de esta serie. La idea es buena, potente. El desarrollo no, claro, es cutre, como es habitual.

La historia se centra en una familia. El padre parece que tuvo algo que ver con la causa del apocalipsis eléctrico. Los hijos, Danny y Charlie no tienen ni idea de la trama. La madre, Rachel, se fue hace mucho y no se sabe dónde está pero lo sabremos pronto. El tío, Miles, tiene un pasado oscuro pero ha cambiado de bando y ahora va dando hostias a todo el que se le pone por delante para ayudar a sus sobrinos. Una familia muy completa la de los Matheson. En el lado de los malos está el jefe-presidente Monroe del Estado de Monroe (sí, los Estados Unidos ya no están unidos y sí, el Estado es suyo y lo llama como quiere). Para éste trabaja el brutal Tom Neville, uno de los personajes que se salvan de la quema. Y hay un tercer bando, la resistencia, que quiere que los USA vuelvan y conspiran contra el poder de Monroe.

En la lista de actores y actrices hay alguna que otra cara conocida. De Tom hace Giancarlo Esposito ('Breaking Bad', 'Once Upon a Time') y de Rachel, una ex 'Lost', Elizabeth Mitchell ('V'). La hija, Charlie, ya ha conseguido ganarse la etiqueta de personaje odioso, y la interpreta Tracy Spiridakos. A David Lyons, Monroe, lo vimos de prota en la fracasada 'The Cape'. Salvo Esposito, todos bastante mediocres.

Lo mejor hasta ahora, las escenas de acción: esas peleíllas bien coordinadas aunque a veces sean bastante imposibles. Lo peor, casi todos los actores y los personajes. La curiosidad por conocer qué pasó con la electricidad es el único aliciente para seguir viendo 'Revolution', pero para mí que no va a ser suficiente como para perder mucho más tiempo con ella.

La NBC la renovó para una segunda temporada, que ni empecé a ver, pero no consiguió ganarse una tercera.



(Entrada Actualizada: 10/05/2014.)