Google+ Críticas en Serie: Political Animals

sábado, agosto 25

Political Animals

Desde 'El Ala Oeste' ha sido realmente difícil encontrar una serie que trate el tema de la política de manera tan atractiva. 'Boss' se acerca aunque desde una perspectiva bien distinta. Ahora nos encontramos con el trabajo para televisión de Sigourney Weaver, una Secretaria de Estado que se plantea optar a la presidencia de los Estados Unidos y que a la vez tiene que lidiar con los problemas que hay dentro de su familia, con la prensa y con su propio gobierno. La serie no ha sido renovada para una segunda temporada.

Political Animals
2012- RIP

La idea es atractiva: entrar de lleno en una familia disfuncional, rota por varias partes, y fuera de lo común en todos sus aspectos, que ha llevado una vida al alcance de pocas, y enseñarnos además algo (no mucho) de política norteamericana. Podríamos decir que, comparando con 'El Ala Oeste', 'Political Animals' tiene más familia y menos política.Y no me extraña, ya que su creador, Greg Berlanti ('Everwood', 'Brothers and Sisters', 'Eli Stone'), es más de drama familiar que de otra cosa.

La pareja en crisis.
Es inevitable pensar en Hilary Clinton y quien fue presidente del país, Bill Clinton, cuando nos encontramos con la familia Hammond-Barrish.

Él, Bud, fue presidente durante las dos legislaturas en las que un norteamericano puede ejercer este puesto. Ella, su mujer, Elaine, ejerció de primera dama y ahora, cuando empieza la serie, acaba de perder las primarias contra el que será presidente y para el que trabajará como Secretaria de Estado. Los líos de faldas del expresidente son conocidos... y, en fin, que en algunas cosas parece una versión retorcida de los Clinton, pero sólo en algunas cosas. La pareja tiene dos hijos mellizos, el responsable y aburrido Douglas y el cabeza loca y algo yonqui (que salió del armario estando en la Casa Blanca) T.J. Al grupo familiar se añade la novia del primero, Anne, y la madre de Elaine, Margaret. Como personajes importantes fuera de la familia está la periodista Susan Berg y el presidente de los USA, Paul Garcetti.

La familia al completo.
La lista de actores es atractiva aunque, extrañamente, no hace mejor a la serie, que tiene un tufillo de mediocridad que no consigue quitarse de encima, aunque indudablemente va mejorando capítulo a capítulo. Sigourney es Elaine Barrish, y no creo que haya que hacerle ninguna presentación. A su lado está Bud, interpretado por Ciarán Hinds ('Roma'), un eterno secundario al que veremos en la tercera temporada de 'Juego de Tronos'. Carla Gugino es la otra actriz destacable de la serie, actriz de cine ('Snake Eyes', 'American Gangster') y de series ('Entourage', 'Californication', 'Threshold'). De los hijos el más conocido es Sebastian Stan (T.J.), al que vimos en la fallida 'Kings', 'Gossip Girl' y 'Once Upon a Time'. Y el presidente es un ex 'Heroes' (Nathan Petrelli), muy malo, como siempre, Adrian Pasdar, y que más que abrir la boca pone la cara y poco más.

Para mi gusto, me falta política y me sobra drama familiar. Los mejores momentos son los diálogos entre Elaine y Susan; los peores, los de Elaine con Bud, y el look de Sigourney (sigo imaginándola en 'Alien' y me cuesta verla con esos vestidos tan casposos).

En fin, una serie para pasar el rato, para ver sin esperar demasiado de ella.

...

Finalmente, la cadena ha decidido dejarla en miniserie y no renovarla para una segunda temporada.
   

(Entrada Actualizada: 11/11/2016)