Google+ Críticas en Serie: Blackout

sábado, agosto 4

Blackout

Volvemos con una miniserie británica protagonizada por uno de los actores que han tenido el honor de interpretar al indescriptible Doctor Who, Christopher Eccleston, y que durante tres episodios se mete en el papel de un político que trata de pagar por lo que ha hecho (o no), un crimen que le perseguirá de principio a fin. En esta miniserie de la BBC encontraremos corrupción política, corporaciones que tratan de hacerse con el poder de la ciudad y un protagonista dominado por sus debilidades.

Blackout
2012

Daniel Demoys es un político corrupto que vive para y por el alcohol. Ha perdido el norte. Su mujer y sus hijos lo sufren cada día pero él no sabe salir del pozo. Por las noches, cuando se interna en los barrios bajos, se encuentra con Sylvie, una amante que a su vez vive su propio drama. Daniel tiene una bronca con un empresario al que estaba vendiendo información y al día siguiente éste aparece muerto. Ahí arranca la trama de esta miniserie, con un blackout, porque lo que este hombre bebe no cabe en este mundo y los efectos del alcohol en él son claros: hace cosas que luego no recuerda y eso le meterá en muchos problemas.

La serie es intensa y se ve del tirón: la sospecha constante, los testigos, la amante, MyAnna Buring ('Downton Abbey'), el policía algo pirado, Bevan, interpretado por el Moriarty de 'Sherlock', Andrew Scott, la familia que desconoce el secreto de Daniel, la corporación que se quiere aprovechar de la situación, el amigo/enemigo (el 'Trainsppoiting' Ewen Bremner), las buenas intenciones del protagonista... Todo es oscuridad y se ve venir el final dramático todo el tiempo, porque 'Blackout' no puede acabar bien; nadie podría pensar que un final feliz es posible. La cuestión es saber cuál de los posibles finales será el que han elegido para acabarla y vivir el proceso del protagonista en su carrera hacia la salvación o el castigo.

Probablemente no es una serie que recordemos con el paso del tiempo. Se deja ver y las actuaciones de Eccleston y Scott merecen la pena. El juego visual es bueno, ayuda a meterse en la historia y a seguir los pasos de Daniel conforme descubre lo que pasó esa noche y qué va a hacer al respecto. Este 'Crimen y Castigo' juega todo el tiempo con los problemas de conciencia del personaje y su instinto de supervivencia, que tienen su particular lucha en la mente del protagonista. Querer hacer borrón y cuenta nueva, redimirse y salir impune se convierte en una misión harto complicada. El final es quizá lo que menos me ha convencido, a pesar de no ser increíble. En fin, ya me diréis los que la veáis si coincidís conmigo. Os dejo el tráiler como adelanto.