Google+ Críticas en Serie: The Newsroom

sábado, julio 21

The Newsroom

Decir que la esperaba con ganas es quedarme corto. Como fan de 'El Ala Oeste' y 'Estudio 60', la nueva serie de Aaron Sorkin me tenía nerviosete. Este maestro del guion, de las historias con contenido, de los diálogos rápidos (muchas veces imposibles) y creador de personajes inolvidables se hizo esperar pero llegó. Eso sí, con más de una crítica y la decisión tras la segunda temporada de finalizarla al final de la tercera. Con el final de la serie llegó también la promesa de su autor de no volver a trabajar en televisión. Eso habrá que verlo.

The Newsroom
2012-2014

Sorkin es un idealista al que no le importa pasarse de la raya en sus series, hacerlas poco creíbles incluso, llenas de diálogos demasiado perfectos; le importa bien poco que le acusen de tendencioso, de histriónico en su mensaje, de propagandista incluso. Tiene un mensaje que dar y esta vez le ha tocado a los informativos de la televisión y la HBO le ha hecho un sitio.

El argumento de arranque es el que sigue: hasta este momento, los informativos de la ACN han sido complacientes con la audiencia, se han hecho con miedo a llevar la contra a los políticos cercanos, a las empresas que pagan la publicidad. A partir de ahora, y este el planteamiento de la serie, en la ACN van a hacer un informativo de verdad, le pese a quien le pese (y en esto se nota que es pura ficción).

El comienzo del piloto es demoledor, una propuesta temeraria llena de mensaje crítico aunque, como siempre, optimista. Muy americano, incluso con la autocrítica. Will McAvoy es el presentador estrella de esta cadena. Los años lo han hecho acomodarse, adaptarse a las audiencias. Ha perdido la chispa. No se moja. Pero ha llegado el momento en el que eso va a cambiar. Jeff Daniels ('La rosa púrpura del Cairo', 'Dos tontos muy tontos') es quien interpreta a este republicano moderado, la cabeza visible de esta revolución televisiva, pero tras él, como motor ético están su jefe Charlie Skinner (Sam Waterston, 'Ley y Orden') y la productora Mackenzie MacHale, interpretada por Emily Mortimer ('Transsiberian', 'Young Adam'), que viene de mano del primero para darle la vuelta a la redacción de noticias de esta cadena y de paso remover el pasado de Will (porque siempre hay un pasado). Y Jane Fonda...

La marca de Sorkin está por todas partes. El ritmo, los diálogos más que ágiles, llenos de humor y lucidez, la presentación veloz de los personajes, el nivel interpretativo de los actores (seguro que en las series de Sorkin ha aparecido alguna vez algún actor malo... pero me es imposible recordarlo). Este hombre es de los que reconoces su trabajo tras pocos minutos de visionado. Tan claro tiene lo que quiere que las críticas negativas del tercer capítulo (de los cuatro primeros, el único que no escribió él) le ha llevado a deshacerse de algunos guionistas.

'The Newsroom' acaba de empezar. Cuando escribo esto tan sólo se han emitido cuatro capítulos y bastante he aguantado sin publicar nada. He querido esperar algo para ver si lo prometido se cumple. Y se va cumpliendo. Lo que pase a partir de ahora habrá que verlo.

Como periodista que fui, la series del género me atraen mucho, y más si son críticas con la profesión y sus puntos débiles. Y esta lo es. Está claro que en España sería casi imposible ver un programa de televisión como el de Will, en el que el presentador intercala sus opiniones tan descaradamente (en la radio es más fácil ver esto) cuando se supone que está informando. De hacerse algo así aquí (de haberlo es cadenas pequeñas, muy politizadas, o simplemente que no tratan de disimular sus colores políticos, y son cutres) en un informativo nacional, se montaría una buena. Lo más parecido pueden ser las entrevistas de Ana Pastor (RTVE) y viendo 'The Newsroom' la periodista española se queda muy lejos del nivel de beligerancia informativa de Will McAvoy. Pero de eso se trata, de plantear que pasaría si una cadena que se emite en todo Estados Unidos tomara la decisión de no autocensurarse.

Ahora, tengámoslo claro: las serie es pura ficción, y el propio Sorkin lo deja claro cuando se le pregunta a propósito de las críticas recibidas. Y es que 'The Newsroom' ha tenido de las malas y de las peores: los periodistas no la ven creíble (no lo es) y se le acusa de ser caótica, pretenciosa, imposible... Pero qué queréis que os diga: me da lo mismo. Acepto el planteamiento de Sorkin, su mundo idealizado, sus personajes perfectos y sus diálogos medidos. Es lo mismo que acepté cuando vi 'El Ala Oeste' y me encantó. A esta también le voy a dar una oportunidad. Y dos.

Desarrollo y Final (sin espoilers)
Quitando las escenas sonrojantes muy yanquis que se dieron sobre todo en las dos primeras temporadas, me quedo con los diálogos, con los personajes y con la buena intención de Sorkin de lanzar su mensaje. Está claro que no tiene por qué gustarle a todo el mundo. Su visión es a veces (muchas veces) tan ideal que deja de ser creíble, y cuando se deja llevar se le escapan sus "americanadas", que parecen sacadas de otro tiempo, y pierde por ello muchos puntos a favor.

Al finalizar la segunda temporada decidieron renovarla para una tercera y última, y más breve. Al menos tendríamos un final. Y así ha sido. El tiempo justo (seis capítulos) para contar una historia interesante, cerrar la trama general y las subtramas de los personajes, además, con un último capítulo que cierra la serie contándonos al mismo tiempo el principio que no habíamos visto.

Para lo bueno y para lo malo, esto es Sorkin, y si cumple con su palabra, solo nos quedará verlo en el cine. Y no es lo mismo.



(Entrada Actualizada: 16/12/2014).