Google+ Críticas en Serie: The River

sábado, febrero 18

The River

Spielberg sigue intentándolo, produciendo series que acaban estrellándose, pero puede que con esta acierte (ni con esas, la serie no tendrá segunda temporada). La última apuesta viene firmada por el creador de la saga de películas 'Paranormal Activity', que bebe directamente de este estilo: el documental-ficción, que juega a que la historia que se nos cuenta es un hecho real, filmado en un principio para ser un documental pero que acaba llegando a nosotros convertido en algo más, una serie que nos cuenta una expedición-rescate por el Amazonas llena de magia y momentos terroríficos.

The River
2012-RIP

Un famoso presentador de documentales de naturaleza, Emmet Cole, desaparece en lo más profundo de la selva amazónica. Se le da por muerto, pero su mujer, Tess, mantiene la esperanza y decide ir en su busca. Para cubrir los gastos del viaje, acepta que la productora de televisión en la que trabajaba su marido la acompañe y grabe todo lo que sucede. Su hijo Lincoln, a regañadientes, también se une a la expedición.

Un par de cámaras al hombro y unas cuantas más que se van colocando estratégicamente para rodar este documental-aventura-gran hermano son los ojos a través de los que se nos cuenta esta aventura llena de tensión, terror, y mucho movimiento de cámara. Como se nos dice al principio de cada capítulo, lo que vemos es el metraje recuperado tras la expedición, como esa película que se encontró tras el 'Misterio de la Bruja de Blair', como si lo que estuviéramos viendo fuera algo real y que conocemos gracias a que el metraje grabado ha sido encontrado y editado para el espectador. Esta forma de narrar la historia nos mete de lleno en la historia.

Quieren que creamos que es real, que no es un guion más. Así, cuando llegan las escenas extrañas, en las que suceden cosas paranormales, la sensación es mucho más fuerte. Si aceptamos lo que el director nos propone la impresión que esas escenas nos produce es de las que te hacen saltar de la silla. El recurso narrativo es efectivo. También se hace un poco pesado, todo hay que decirlo. Todo lo que vemos es a través de esas cámaras que o bien están en movimiento o bien tienen baja calidad. Los enfoques movidos, descuadrados, los planos poco ortodoxos, los saltos de plano a destiempo... todo colabora para marearnos pero, por supuesto, para que aceptemos más fácilmente que lo que vemos es un documental y no una serie de ficción.

Como decía, la serie viene firmada por los creadores de 'Paranormal Activity', Oren Peli y Michael R. Perry, que utilizan este recurso narrativo que tan bien les ha ido con la saga de películas. Spielberg, como suele hacer, firma las labores de producción y, si le sale bien, pues un tanto que se apunta. El reparto tiene varias caras conocidas. El doctor Emmet Cole es Bruce Greenwood ('Super 8'), un actor abonado a papeles secundarios y a poner su voz en series de dibujos y juegos de pc. El papel de Tess Cole lo interpreta Leslie Hope, la que fuera mujer de Jack Bauer en '24'. El hijo, Lincoln, es también interpretado por un secundario al que veremos en la saga Crepúsculo, Joe Anderson. Una de las caras más conocidas es la del jefe del equipo de grabación, Carl, interptado por Paul Blackthorne ('The Gates', 'The Dresden Files', '24', 'Mujeres en Manhattan'). Junto a los Cole y el equipo de grabación del documental, viaja un mercenario muy sospechoso, una amiga de la familia, Lena, y la tripulación, compuesta por el capitán, Emilio, y su hija Jahel, que no entiende ni papa de inglés.

'The River' es de esas series en las que el espectador tiene que poner de su parte y aceptar, si quiere disfrutar de ella, lo que le están proponiendo: que lo que ve puede ser real. Ciertamente cuesta aceptarlo pero la forma de contarlo ayuda a meternos en la historia. Lo más flojo, y algo que resta bastante a la serie, es el nivel de los actores, que son bastante poco creíbles, menos que la propia historia. No obstante, solo por el hecho de ser algo diferente, la serie ya merece ser tenida en cuenta. Las audiencias norteamericanas no están siendo buenas, pero todavía es pronto para hablar de si sobrevivirá o no a su primera temporada.

Los que os pongáis con ella ya nos diréis qué os parece. Yo seguiré con ella, aunque sea porque ofrece algo distinto al resto y a veces a uno también le gusta aguantar la respiración y pasar algo de miedito.

Finalmente, la serie no ha sido renovada para una segunda temporada. Era de esperar.