Google+ Críticas en Serie: House of Lies

sábado, febrero 4

House of Lies

La midseason norteamericana suele traer más series de relleno que otra cosa. A veces aparece alguna que merece la pena o que apunta maneras. Don Cheadle protagoniza el nuevo estreno de Showtime, que ya ha sido renovado para una segunda temporada. La serie cuenta el trabajo de un grupo de consultores que viven de asesorar a empresas y sacarlas de sus problemas, o eso les venden. La vida privada de los personajes, más que agitada, se empasta con las tramas empresariales, en una narración rápida, casi estresante, al ritmo de ese mundillo tan lejano para la mayoría de la gente. La sensación inicial es de estar viendo algo demasiado artificial, impostado, muy falso, pero eso es precisamente de lo que va ese mundillo, de venderse aunque todo sea mentira. La serie ha sido renovada para una tercera temporada.

House of Lies
2012-

El mundo empresarial está lleno de listos y aquí tenemos un grupo de ellos. Juegan dentro del sistema y se aprovechan de él para su propio beneficio. Ayudan a las grandes empresas para, por supuesto, ayudarse a sí mismos. Pero también son personas (a ratos) y tienen una vida personal llena de altibajos. Es el caso del protagonista, el papel que encarna Don Cheadle ('Picket Fences','Crash', 'Hotel Rwanda', por la que estuvo nominado al Oscar), y que es el típico hombre carismático, devorador de mujeres, que vive con su hijo y su padre y aguanta a ratos a su exmujer.

En 'House of Lies' hasta ahora lo que hemos visto es cómo este consultor, Marty Kaan, hace su trabajo, engaña a las empresas que le contratan, ayudado por su séquito de amigos-colegas, con los que se pasa el tiempo haciendo bromas, hablando de sexo y planeando sus estrategias. De vez en cuando, la serie se congela para que Marty hable a lo espectadores y nos explique de qué va su trabajo. Nos hace de guía, nos traduce su argot y nos enseña sus triquiñuelas, haciéndonos cómplices de sus manejos y de sus triunfos. Marty es un hombre de éxito en lo laboral y se lleva  la cama casi a quien quiere. En casa, la historia es otra: está divorciado, con un hijo, Roscoe (Donis Leonard), que no termina de definirse sexualmente, pero que recibe su apoyo (intenta ser un padrazo cuando tiene tiempo) y su padre, Jeremiah, que hace de canguro y que es una versión tranquila de Marty, y que encarna el veterano Glynn Turman ('The Wire', 'In Treatment').

El grupo de consultores que sigue a Marty Kaan está formado por dos hombres y una mujer. Clyde va de guaperas, sigue el estilo de Marty, su pose segura de vendedor. Es el papel de Ben Schwartz ('Parks and Recreations', 'Undercovers'). Doug es el inseguro, el empollón, el papel de Josh Lawson. Y la chica es Jeannie, alias Kristen Bell, recién venida de 'Gossip Girl', antigua 'Veronica Mars' y que hasta pasó por 'Heroes'.

La serie fue antes palabras que imágenes. Martin Kihn es el autor del libro "House of Lies: How Management Consultants Steal Your Watch and Then Tell You the Time", basado en su experiencia como consultor. Es por eso que la serie trata de ser tan ácida, tan crítica con la profesión: las confesiones de Kihn, que vivió ese mundillo desde dentro, hacen que podamos llegar a pensar que lo que vemos, al menos la parte relacionada con el trabajo de consultor, pueda estar basado en hechos reales, retorcidos y alterados, sí, exagerados, pero no tan lejanos de lo que se mueve en esos niveles tan alejados del común de los mortales. El creador de la serie, Matthew Carnahan hasta ahora no ha tenido mucha suerte en su carrera. Las series no le han durado demasiado, la verdad. Esta vez parece que será distinto, ya que la cadena Showtime ya la ha renovado para una tercera temporada.

Tras lo visto hasta ahora, la serie me produce sentimientos encontrados. Los personajes me caen mal. No me gusta lo que hacen. Me resulta demasiado poco creíble, y la mezcla de la vida laboral y familiar del protagonista tampoco me llega. Pero por otra parte da la impresión de que poco a poco se profundiza más en los personajes, en lo que hay tras la fachada que se muestran unos a otros. Se empiezan a ver sus debilidades, y eso siempre es interesante. En fin, ya me diréis si la veis. Al final de temporada revisaré la entrada y veremos si hay algo que añadir.

(Entrada Actualizada: 29/01/2013.)