Google+ Críticas en Serie: Hell on Wheels

jueves, diciembre 8

Hell on Wheels

Tras la caída de 'Deadwood', los fans del género western nos quedamos sin caminos polvorientos, persecuciones a caballo, ley del ojo por ojo y revólveres humeantes. Ahora la AMC llega con un western ambientado en los tiempos que siguieron a la guerra del norte contra el sur y nos cuenta la llegada del ferrocarril, ese infierno sobre ruedas que trae la modernidad a costa del sudor y la sangre de muchos. En España la emitirá Antena 3. La serie ha sido renovada para una tercera temporada.

Hell on Wheels
2011-

Hay muchos intereses de por medio en la construcción de las vías del tren que comunicarán los USA de lado a lado. El empresario que vela por sus beneficios, los trabajadores que viven de ir tirando vías día tras día, blancos y negros, antiguos esclavos estos últimos que tratan de alcanzar la igualdad merecida, las prostitutas que no pueden faltar, que viven de las ganancias de los obreros, los que acompañan a la caravana para entretener, para surtir de alcohol a los currantes. Todo un circo alrededor de las vías del tren.

Llega entonces el protagonista de la serie, un antiguo soldado del sur, Cullen Bohannan, con una historia personal a cuestas, con una misión, una venganza que llevar a cabo y para la que necesita entrar a formar partes de este Hell on Wheels. El empresario, Durant, con la ayuda de su segundo de abordo, el Sueco (que da grima, miedo y asquillo a la vez), quiere conseguir a toda costa cumplir con el contrato y acabar la vía a tiempo. Para ello necesita la ayuda de su topógrafo, Robert Bell, que tiene a su lado a su mujer, Lily. Por su parte, Cullen encuentra un apoyo en alguien inesperado, el jefecillo de los antiguos esclavos, Elam.


La serie está llena de secundarios que llenan de matices la historia. El reverendo, el indio cristianizado, los hermanos irlandeses que se buscan la vida como pueden, la prostituta tatuada... Es imposible no acordarse de 'Deadwood' al ver esta serie, aunque la historia que nos cuentan nada tenga que ver. Allí la colonia de buscadores de oro, aquí la caravana del tren, en ambas el negocio que se monta alrededor, porque donde hay trabajadores hay dinero y en algo tendrán que gastarlo. Pero poco más hay en común. Los protagonistas son bien distintos el objetivo que marca su camino nada tiene que ver.

La lista de actores es muy completa. La cara más conocida es la del actor que interpreta al empresario Durant, el veterano Colm Meaney ('The Snapper', 'Star Trek: Deep Space Nine', 'Con Air'). A Bohannan lo interpreta Anson Mount ('Line on fire', 'The Mountain'); a Lily Bell, Dominique McElligott ('Moon'); y al reverendo, otro de los conocidos del cine y la tele, Tom Noonan ('Heat', 'Damages').

La serie ha tardado más de dos años en estrenarse desde que empezaran a prepararla en AMC. Ha tardado en llegar pero el comienzo ha sido bueno. Ha sido el segundo estreno con más audiencia de la cadena en su historia, tras 'The Walking Dead', con 4,4 millones de espectadores en los USA, aunque ha bajado a poco más de 3 millones en el cuarto capítulo.

La historia apenas acaba de empezar. La trama de Bohannan y su venganza no durará siempre y tiene que haber más chicha para que la audiencia le dé su respaldo. Por ahora solo estamos conociendo a los personajes, las relaciones que se están fraguando entre ellos, sus intereses, sus puntos fuertes y débiles. Es importante que si quiere ser algo más que una serie para pasar el rato coja profundidad y cree el estilo propio que la haga distinta del resto. Pero eso puede ser mucho pedir. Es lo que querríamos de todas las series que se estrenan y muy pocas consiguen ese sello que las acaba haciendo inolvidables. Habrá que esperar y finalmente la audiencia juzgará.

 

(Entrada Actualizada: 29/10/2012.)