Google+ Críticas en Serie: Hidden

lunes, noviembre 21

Hidden

Hacía tiempo que no traía una miniserie al blog. Como es habitual, será una británica y de las cortitas. En cuatro capítulos nos cuentan una historia compleja en la que se entremezclan dramas personales, corrupción política y crímenes de todo tipo.

La historia, que comienza siendo pequeña, va creciendo con el paso del tiempo, implicando a más personajes, subiendo escalones hasta lo más alto.

Hidden
2011

Harry Venn es un abogado con una historia oscura en su pasado que ahora vuelve con fuerza para complicarle la vida. Harry ayudó a su hermano a cometer un crimen. Pero la historia no quedó ahí. Ese crimen formaba parte de algo más grande. Ahora aparece Gina Hawkes, una misteriosa mujer que trata de descubrir quién asesinó a sus padres veinte años atrás. Estos dramas personales se cruzan con una historia de política sucia, con una conspiración que alcanza al gobierno británico, llevada a cabo por nombres muy poderosos, empresarios, medios de comunicación, y la participación de una organización conocida como Help Desk.

La lista de actores es larga aunque no hay demasiados actores conocidos internacionalmente. El papel de Harry corre a cargo de Philip Glenister ('Ashes to Ashes','Life on Mars'), y a Gina la interpreta Thekla Reuten ('Escondidos en Brujas', 'El americano'). El rostro más conocido en esto de las series es quien interpreta a Elspeth, la dueña de uno de los periódicos ingleses, Anna Chancellor, a la que hemos visto recientemente en 'The Hour' y antes en la mítica 'Spooks'.

Ya sabéis lo fan que soy de la series inglesas, y más de las miniseries, pero eso no me hace perder el juicio. Esta no será una de las que pase a la historia de la televisión, de eso estoy seguro, pero tiene sus cositas. Sabe mezclar registros muy distintos, marearnos con el misterio y jugar a ser una serie sobre conspiraciones mientras nos cuenta historias personales. Rasca la superficie de los personajes para mirar lo que están sintiendo mientras persiguen la verdad aunque llegar a ella les pueda costar la vida. Y también es la historia de dos hermanos, uno vivo y otro muerto, uno inocente y otro culpable, y del ansia de poder de los de siempre y del fin que para muchos justifica los medios. Todo eso en cuatro capítulos, bien medidos, con acción, tensión y un misterio que hay que resolver y que puede, veinte años después, tener sus consecuencias.

En fin, un divertimento con una buena historia, arriesgada y que no les sale mal, con un personaje principal interesante, al que no estaría mal volver a ver viviendo otra aventura similar, si a la BBC le diera por convertir la miniserie en serie (no sería la primera vez). Los que la veáis ya me contaréis que os parece.