Google+ Críticas en Serie: Person of Interest

sábado, octubre 1

Person of Interest

El atractivo inicial de esta serie es volver a ver a Ben, alias Michael Emerson. A partir de ahí poco hay que rascar. La idea, un Minority Report descafeinado en tiempo actual, augura una serie procedimental de estructura repetitiva. Tratan de darnos más con las tramas personales de los protagonistas, pero sabe a poco. En España la emite La Sexta. La serie ha sido renovada para una quinta temporada. Pero empecemos por el principio.

Person of Interest
2011-

Tras la finalización de 'Lost', sus actores empezaron a recolocarse, a buscar nuevos proyectos. Uno de los más conocidos es Emerson, que pronto fichó por este proyecto de serie procedimental. Al frente está Jonathan Nolan, el hermano de Christopher Nolan ('Memento', 'Origen') y coguionista con él de algunos de sus éxitos ('Memento', 'El caballero oscuro'). Y a su lado, el ubicuo JJ Abrams ('Lost', 'Fringe'). Todo, antes de ver la serie, pinta bien.

La idea de 'Person of Interest' sobre el papel es atractiva: hay una máquina que recoge información de todo tipo sobre los habitantes de Nueva York y señala a personas como posibles víctimas o verdugos en un tiempo futuro cercano. El señor Finch, el personaje de Emerson, es quien la diseñó y quiere evitar que sucedan esos crímenes. Para ello convence a John Reese, un ex militar, interpretado por James Caviezel ('The Prisoner', 'La pasión de Cristo'), para que sea su brazo ejecutor, por llamarlo de alguna manera. En el lado de la ley tenemos a la detective Carter, el papel de Tajari P. Henson (que se marchará a 'Empire').

El personaje de Emerson comparte algunos puntos de personalidad con su anterior personaje en 'Lost': es quien corta el bacalao y empieza siendo misterioso, cortante y algo manipulador, aunque no parece que esté también en el lado oscuro. En 'Person of Interest' sus motivaciones, por lo que sabemos hasta ahora, son loables. Y Reese es... no sé, no me convence. Empezando por la barba falsa que le han puesto (y que, por suerte, se afeita pronto), y continuando con una actuación que da mucha penilla. Recuerdo ahora unas declaraciones del actor, que dijo que no le caían buenos papeles desde que hiciera de Cristo en la película de Mel Gibson, y en las que acusaba al lobby judío de Hollywood. Con actuaciones como la que hace en esta serie no necesita echarle la culpa a nadie de su carrera descendente.

Como me suele pasar cuando veo estas series procedimentales, el aburrimiento no tarda en llegar. Ver que siempre pasa lo mismo, que no hay una trama importante que seguir, me hace abandonarlas pronto.

Todo se resumen en los sopapos que lanza el prota Reese y en la historia pasada y misteriosa de Finch, que vamos conociendo mediante flahs-backs. Luego resultará que me equivocaré, que la historia levantará cabeza y acabará siendo un éxito, que se sacarán una trama estraña como en 'Alias' y... pero mi impresión hasta ahora, vista la primera temporada, es de franca indiferencia. Si he de volver y comerme mis palabras (me ha pasado antes, y los que me leéis lo sabéis), volveré y rectificaré. Hasta entonces, para mí 'Person of Interest' no tiene interest (lo sé, no tiene gracia, pero no he podido evitarlo).

La serie, a pesar de mi abandono (no me tienen en cuenta para nada en los USA, por lo que veo, jeje), ha seguido adelante. Ya anda por la cuarta temporada y espera la renovación para una quinta. Por lo leído, ha ido mejorando con el paso de las temporadas. Quizá sea una de esas que acabo retomando algún día para ingerir en forma de maratón de series para no pensar.


¨
(Entrada Actualizada: 11/05/2015.)