Google+ Críticas en Serie: The Fades

jueves, octubre 20

The Fades

Casi sin querer me he encontrado con esta serie de la BBC en la que se mezclan fantasmas vengativos con humanos con extraños poderes, la amenaza de un apocalipsis en la Tierra y un chaval algo freaky que parece ser el único salvador posible. A los que estén acostumbrados o gusten del estilo Crepúsculo, les aviso: aquí no se van a encontrar con nada que les recuerde a esa marca comercial (el que avisa no es traidor...).

The Fades
2011-2012

Visto así, sobre el papel, podemos pensar que de este argumento sólo puede salir algo muy cutre. Y, extrañamente, no es así. La serie viene firmada por Jack Thorne, guionista de algunos capítulos de 'Skins' o 'Shameless' y no está teniendo mucha audiencia en UK, ya lo adelanto. En mi caso ha sido una de esas series que ves por probar y te acaban enganchando.

Por supuesto hay alguna cara conocida, como la de Natalie Dormer ('The Tudors', 'Silk'), que encarna a una de esas personas con superpoderes, los angelics, encargados de proteger al mundo de los fades, que no son sino los fantasmas de los muertos que no han ascendido al Más Allá, que se han quedado atrapados en este mundo y que, en principio, no tienen por qué ser peligrosos, ya que no pueden tocar los vivos... o hasta ahora no podían, claro.

El personaje de Dormer, Sarah, tiene visiones: el apocalipsis está cerca. Al mismo tiempo, un adolescente de esos que no se comen un colín, Paul, interpretado por Ian de Caestecker, empieza a tener esas mismas visiones en las que además se le aparece un hombre con muy mala pinta (su particular Voldemort). Ayudado por su amigo Mac, uno de los mejores personajes de la serie, interpretado por Daniel Kaluuya ('Psychoville'), y los angelics veteranos, se propone arreglar la situación que se les viene encima, aunque parezca del todo imposible. Y no doy más detalles, que es mejor verla. Bueno, me enrollo un poco más pero para quien quiera leer delirios míos...

'The Fades' parece que va a hablar de la manida lucha entre el Bien y el Mal pero, en principio, no comete ese error (o no del todo). La lucha es de los vivos contra los muertos: los primeros, que quieren seguir vivos, y los segundos, que quieren dejar de ser sombras castigadas a vagar por la Tierra enternamente sin disfrutar de lo que ven y no pueden tocar. Los vivos, representados por los angelics, caen más simpáticos y a uno le cuesta menos identificarse con ellos. Los muertos tienen sus razones para hacer lo que hacen aunque sólo por su aspecto y por su falta de moral (normal después de tanto sufrimiento) nos caen peor, pero tampoco demasiado. Es una lucha por el territorio, que en principio no tiene dueño, pero que ha sido siempre de los vivos.

La serie tiene acción, efectos especiales, escenas asquerosillas y su dosis de amor adolescente, que no puede faltar, aunque sin caer en los tópicos de las series norteamericanas. Os la dejo aquí por si alguien quiere echarle un vistazo. Y justo debajo, un tráiler.