Google+ Críticas en Serie: Falling Skies

jueves, julio 14

Falling Skies

Muy poco después de acabar con las fracasadas 'V' y 'The Event', ambas de temática alien, nos llega otra del mismo género, aunque, esperamos, de mejor calidad y con más largo recorrido. Aquí los extraterrestres no son unos ladinos manipuladores, como en 'V', ni tienen un plan oculto que nadie conoce, como en 'The Event'. En 'Falling Skies' ya han llegado, aniquilado a la mayoría de la gente y conquistado el planeta. La Tierra ha superado el Apocalipsis y los supervivientes resisten como pueden. Y todo ello con la producción de Spielberg y el guion de Robert Rodat ('El patriota', 'Salvad al soldado Ryan'). La serie finalizó tras la quinta temporada.

Falling Skies
2011-2015

Cuando empezamos a ver esta nueva serie el mundo ya está en manos de los extraterrestres. Pero no como lo dominaría la Anna de 'V', sino más bien al estilo zombie de 'The Walking Dead'. Los visitantes son unos bichos que parecen una evolución de algún tipo de insecto, los skitters, que tienen a su lado a unos robots bípedos cuyo diseño recuerda a los mechs de la saga de juegos 'MechWarrior'.

A lo lejos, en la gran ciudad, los invasores parecen estar construyendo algo gigantesco con forma arácnida... y no sabemos mucho más, porque cuando empezamos a ver 'Falling Skies' la invasión sucedió hace algo más de medio año y sólo podemos imaginar qué es lo que ha pasado y cómo ha sido. La información nos llega poco a poco, empezando con un resumen muy somero que un niño nos hace enseñándonos sus dibujos (se puede ver en el tráiler que he colgado abajo). Ahora todo es destrucción y supervivencia. Y los niños, claro. Si Spielberg está de por medio, aunque sea como productor, no podemos olvidar a los niños. Su protagonismo, como víctimas, es muy grande. Los aliens los usan como esclavos, los dominan mediante un bicho asqueroso que les colocan en la columna vertebral y que los convierte en autómatas.

Y en medio de esto conocemos a los protagonistas, un grupo de humanos, dirigidos por unos militares, bien organizados aunque con pocos recursos. Entre ellos encontramos a Tom Mason, un profesor, padre de tres hijos, que ahora es un soldado más, y que interpreta el eterno actor de 'Urgencias', Noah Wyle. Tiene tres hijos, uno de ellos en manos de los bichejos del espacio exterior. También vemos a la doctora Ann Glass, el papel de Moon Bloodgood ('Journeyman'). Otro personaje interesante es Pope, el caótico de la serie, interpretado por Colin Cunningham.

La serie cumple con los requisitos estéticos, formales y otros tópicos del género postapocalíptico: ciudades destruidas, niños convertidos en soldados, intento de mantener el orden, de no deshumanizarse, falta de recursos, suciedad y comportamientos casi instintivos. Tiene cierto tufillo ochentero que me gusta y disgusta a partes iguales, y el rollo familiar/infantil que no trago nada pero que entiendo que tiene que estar. En una situación así es imposible obviar el lado sensible(ro) de la historia: la humanidad lucha por sobrevivir sin saber muy bien cómo hacerlo y con la mayoría de sus hijos, el futuro de la especie, abducidos por el invasor.

'Falling Skies' acaba de empezar y todavía no sabemos qué dirección tomará. Está calentando motores, engrasándose. Por lo pronto la audiencia le está dando cancha y la cadena la ha renovado. Yo haré lo mismo, seguirla, aunque sea porque el género me gusta. Cuando acabe la temporada, volveré a la entrada a añadir algún comentario, espero que positivo. El subgénero alien de la ciencia ficción es siempre delicado. Es muy fácil caer en la cutrez. Esperemos que Spielberg haya acertado y podamos tener una serie de bichos invasores que nos mantenga delante de la pantalla durante algunos años.

Cinco temporadas
Tras cinco temporadas, la serie llegó a su fin. Yo pude aguantar tres de ellas y me rendí. Las vueltas de tuerca que le fueron dando acabaron por desengancharme de una historia que podría haber estado bien pero que no aportó nada nuevo ni interesante.