Google+ Críticas en Serie: Exile

jueves, mayo 26

Exile

Vuelvo con una miniserie británica de tan sólo tres capítulos y firmada por Paul Abbott, el creador de 'Shameless'. Estas joyitas breves e intensas son para dosificarlas, sobre todo porque nos habla de relaciones difíciles, duras. Pero en este caso además deriva en un caso detectivesco que saben resolver sin demasiados enredos.



Exile
2011

Tom es un periodista que vuelve a casa de su familia años después de irse a la capital a triunfar y se encuentra con su pasado, que es mucho más oscuro de lo que quería recordar. En su antiguo casa le espera su padre, Sam, enfermo de Alzheimer, que fue también periodista, y su hermana Nancy, que se quedó con el marrón familiar cuando él decidió dejarlo todo y marchar a Londres. La historia empieza siendo un drama familiar (es, sobre todo, un drama), por el reencuentro de Tom con su padre, por su situación personal, pero pronto se mezcla con la investigación de un caso cuyas pistas están enterradas en la defectuosa memoria de Sam y nos encontramos, inesperadamente, con un psicothriller detectivesco.

Padre e hijo.
Toda la historia se desarrolla en torno al protagonista, interpretado por John Simm ('Mag Dogs', 'Life on Mars'), y a su padre, cuyo papel corre a cargo del buenísimo Jim Broadbent (Óscar y Globo de Oro por 'Iris', Bafta por 'Moulin Rouge'; 'War and Peace', 'London Spy').

Esta miniserie no es un pelotazo televisivo pero está bien contada, los actores lo hacen muy bien, sobre todo Broadbent, que se mete en ese papel tan difícil sin aparente esfuerzo. La historia de investigación mezclada con el drama personal me parece una buena forma de moverse entre distintos géneros que en la serie parecen encajar perfectamente. En sólo tres capítulos se redondean todas las tramas presentadas, sin artificios ni giros forzados.



(Entrada Actualizada: 01/11/2016)