Google+ Críticas en Serie: Monroe

miércoles, abril 13

Monroe

¿Otro House? No no, qué va. Monroe es un neurocirujano, y aunque en la serie vemos medicina (muchos cráneos abiertos), no dedican tanto tiempo a la resolución de los casos como a la relación con los pacientes y entre los propios médicos. El objetivo no es lucirse sino contarnos la vida de este hombre y de sus compañeros de hospital. Además, Monroe es majete. La serie tuvo dos temporadas. Como siempre en estos casos, la audiencia dictaminó en su contra.

Monroe
2011-2012

La vida de Monroe parece ir bien. Casado, con un hijo, jefe de neurocirujía de su hospital... Pero pronto sabemos que perdió a su hija, que con su mujer las cosas no van tan bien y que tiene muchas cosas sin resolver en su cabeza. Monroe es de los que utiliza el sentido del humor para salir del paso y no hundirse en sus problemas. Además de con su equipo de cirujanos, comparte planta con la especialista en corazón, la doctora Bremmer, una médico fría y profesional con la que se lleva fatal (más bien ella con él) y que seguro que acaba en rollete. Los casos de él y ella se van sucediendo en la serie a la vez que nos enteramos de sus vidas, fricciones y comeduras de olla, a los que se suman más médicos, entre veteranos y novatos. Entre ellos destaca el amigo y anestesista del equipo de Monroe, Shepherd, que es su particular "Wilson".

Monroe es James Nebitt, el actor que hizo genialmente de bipolar en 'Jekyll', sobrevivió a la regulera tirando a mala 'The Deep' y vimos de enano en 'The Hobbit' (sin olvidar que tiene un acentazo irlandés que me chifla y una cara rara pero genial). El papel de Bremmer lo interpreta Sarah Parish, a la que vimos en 'Los Pilares de la Tierra' haciendo de la malvada Regan Hamleigh (la madre incestuosa de la cicatriz).

La serie no es nada pretenciosa y se agradece. El buen rollito que hay entre los personajes del hospital y el personaje en sí de Monroe ya son suficientes para echar un rato con ella, aunque si lo que os gusta son las series de médicos, las hay a patadas y seguro que muchas son mejores que esta, al menos en lo que se refiere a la parte médica. Pero no sé, será esa sencillez, o simplemente que el personaje es majo, que apetece verla.

Y no tiene mucho más que la haga destacable. Una serie mediana, que no resta ni suma, y que se deja ver, si no hay nada mejor que hacer. Quizá por esto la audiencia no fue muy alta y la ITV acabó por dejarla sin una tercera temporada.



(Entrada Actualizada: 03/12/2013.)