Google+ Críticas en Serie: Marchlands

miércoles, abril 6

Marchlands

Vuelvo con una miniserie británica de cinco capítulos emitida en la ITV, curiosa y original por la forma de contar una historia de misterio paranormal, aunque no por la historia en sí misma. Me explico. La trama se va a desarrollar a lo largo de tres momentos distintos en la vida de Marchlands, una casa muy particular (por decir algo) por la que pasarán las tres familias protagonistas de la historia. Inquietante.
2011

Marchlands es una casa con mucha historia. Allí han vivido muchas familias a lo largo de los años y en esta miniserie vemos a tres de ellas unidas por una misma trama. Así, en 1968 conocemos a la pareja formada por Ruth y su marido, que acaban de perder a Alice, su hija de ocho años, en un accidente (¿seguro?), y que viven allí con los padres de él. En 1987, la casa está ocupada por una familia con dos niños, Amy y Scott. La niña empieza a sufrir experiencias algo rarunas y parece que está algo desequilibrada. En 2010 nos encontramos con una pareja, Nisha y Mark, que acaba de llegar a la casa, ella con un embarazo bastante avanzado. En 'Marchlands' la historia salta de una época a otra, enlazando los acontecimientos de cada familia, siempre en torno a la extraña historia de la muerte de Alice. (No digo más, que si no espoileo...)

Una casa, tres familias.
Lo que más me llama la atención es la estructura de la serie. Como he comentado, vamos conociendo la trama saltando de una familia a otra, pero no sólo es eso, claro. La historia va del 68 al 87 y al 2010, cambiando de tiempo, personajes y aspecto constantemente. La casa ha cambiado con los años, en decoración, estilo, etc.; el aspecto de los personajes, la ropa, las formas y hasta la parada del autobús son muy distintas. Y precisamente ahí está la dificultad a la hora de contar la historia, ya que se podría confundir al espectador con tanto salto temporal, cosa que no sucede en ningún momento. Hay un misterio pendiente de resolución, al que los personajes se van enfrentando de diferente forma y con muy distintos desenlaces en esos tres puntos alejados unos de otros por varias décadas y que conforman una sola historia con Marchlands como única testigo de toda ella (bueno, y el espectador de turno, claro).

La historia está bien contada y los actores, la mayoría poco conocidos internacionalmente, están a la altura, incluidos los niños. Entre ellos reconocemos a Alex Kingston (Helen), por su papel en 'Urgencias' y 'FlashForward' (y por ser la esposa de Ralph Fiennes). A Shelley Conn (Nisha) la volvimos a ver en la fallida 'Terra Nova'. Hay personajes que aparecen en más de un momento histórico. En algunos casos, cuando el salto temporal es notorio, el actor o actriz que lo interpreta obviamente cambia.

La serie está basada en un piloto americano de la Fox, 'The Oaks', que finalmente no siguió adelante y cuyos derechos acabaron en la ITV para finalmente dar lugar a esta miniserie.

'Marchlands' engancha. El misterio es intrigante y la curiosidad por resolverlo te mantiene delante de la pantalla. Aunque podría jugar más con el lado paranormal de la historia, convertirla en algo más terrorífico, no es esa su intención. Se acerca lo justo para inquietar sin asustar y se centra en el drama y el misterio. Aunque el balance es positivo, a mí el final me supo a poco. Quizá esperaba algo más espectacular, más dramático, aunque si uno se para a pensarlo, bastante drama hay en Marchlands ya como para pedir más todavía. La serie es muy redonda y no dudo en recomendarla a los lectores del blog.



(Entrada Actualizada: 01/10/2016.)