Google+ Críticas en Serie: Crematorio

viernes, abril 29

Crematorio

Por fin encontramos una serie española que podemos enseñar por todo el mundo sin avergonzarnos ni una pizca. Esta miniserie de Canal Plus resultó ser todo un acierto, tanto por la historia que cuenta, como por el trabajo interpretativo de sus actores y el acabado formal. El salto de calidad es tal que no tiene nada que envidiarle a las producciones cableras norteamericanas más ambiciosas. Seguimos esperando más series como esta.
2011

La serie toca un tema muy de aquí: la corrupción urbanística en la costa mediterránea española. La historia se sitúa en un pueblo ficticio de la costa valenciana, Misent. Evcxn él, quien corta el bacalao en la construcción es Rubén Bertomeu. Tiene a los políticos en sus manos y se lleva bien con la mafia rusa de la zona; lleva muchos años haciendo lo que quiere, sin que nadie le pare los pies. Pero más tarde o más temprano algo tendrá que fallar...

La historia no ha salido de la nada. Es la adaptación de la novela del mismo nombre que le valió a Rafael Chirbes el Premio Nacional de la Crítica 2008. Y eso se nota, porque la calidad de una serie empieza por su guion, en este caso adaptado por el propio director, José Sánchez-Cabezudo, conocido por 'La noche de los girasoles'. Y tras una buena historia bien guionizada, la calidad continúa con el reparto.

Al frente tenemos a un enorme Pepe Sancho ('Carne trémula', 'Curro Jiménez'), que se come la pantalla con su personaje, el constructor, del que iremos conociendo mediante flash-backs cómo ha llegado a la cima del poder. Rubén trata de mantener alejada la familia de sus negocios pero es inevitable que ambos ámbitos acaben por cruzarse. En la vida de Bertomeu hay cuatro mujeres: su hija Silvia, su nieta Miriam, su madre, y su novia Mónica. En sus negocios, su abogado, el concejal de urbanismo, su amigo de toda la vida, Collado, su ayudante, Sarcós, y Traian, el socio ruso.

El papel de la hija lo interpreta Alicia Borrachero ('Periodistas', 'Hospital Central'). Es una mujer dura, como todos en la familia, aunque le cuesta manejar a su hija Miriam, el papel de Aura Garrido ('El Ministerio del Tiempo', 'Ángel o demonio', 'La pecera de Eva'). La madre de Rubén es Teresa, una mujer con un carácter muy fuerte, interpretada por Montserrat Carulla ('El orfanato') y la novia, más joven que su hija, corre a cargo de Juana Acosta ('Hospital Central').

Bertomeu y los suyos.
Entre los amigos y socios de Rubén, podemos destacar el papel del abogado Zarrategui, interpretado por Pau Durà ('7 vidas') y el del concejal Llorens, por Manuel Morón, un eterno secundario del cine español ('Smoking Room', 'Celda 211', 'El Bola'). Del ruso Traian hace el actor rumano Vlad Ivanov ('4 meses, 3 semanas, 2 días').

Rubén Bertomeu es una persona segura de todo. Está acostumbrado a ganar, a que le obedezcan, a conseguir lo que quiere. Tiene poder y puede quitar y poner concejales y alcaldes a su antojo. En 'Crematorio' vemos lo que ha pasado en muchos pueblos y ciudades de España, y que puede seguir sucediendo, sin duda. Y es para ponerse a temblar. Pero no todo es Rubén. La serie se detiene en cada personaje protagonista y lo hace interesante. Sólo hay que ver el tráiler para darse cuenta de que no estamos ante una serie cualquiera. Hay calidad por todas partes.

Juana Acosta y Pepe Sancho.
Tras empezar a ver la serie el miedo habitual aparece: tememos encontrarnos con un final insuficiente, que rompa la historia, nos ponga los pies sobre la tierra y nos haga decir "¡otra cagada de la televisión española! Es un mal muy extendido, y no sólo en el cine y televisión españoles, aunque aquí se nos da particularmente bien acabar mal las historias. La sorpresa, gratísima, llega cuando tras finalizar el octavo y último capítulo la sensación es de satisfacción. 'Crematorio' es buena de principio a fin. ¿Perfecta? No, claro, no todos los actores son igual de buenos, y algunos diálogos son poco creíbles (¿muy yanquis?), pero las tramas encajan, evolucionan bien, son fluidas, reales, y se cierran sin dejarnos con la mosca detrás de la oreja.

'Crematorio' es buena hasta en los créditos, con una presentación collage de imágenes muy sugerentes, y con la canción interpretada por Loquillo. La serie ha sido rodada en la Ciudad de la Luz de Alicante y en varias localidades alicantinas (El Campello, Novelda, Elche, Benidorm...), y ha contado (y no es broma) con una subvención importante del gobierno valenciano de Francisco Camps (para quien no lo conozca, es un político español con muchos amigos imputados en casos de corrupción, empezando por él mismo).

¡Aprovechadla bien, porque a saber cuándo volveremos a ver una como esta!


(Entrada Actualizada: 09/10/2016.)